EEUU incluye a cubanos, nicaragüenses y haitianos en programa de “parole humanitario” para venezolanos

El programa humanitario ampliado se basaría en una política presentada en octubre que permitía a miles de venezolanos ingresar por vía aérea si presentaban una solicitud desde el extranjero y tenían un patrocinador estadounidense.

Estados Unidos planea aceptar hasta 30.000 migrantes por mes de Cuba, Nicaragua, Haití y Venezuela bajo un programa combinado con la expulsión de personas de esos países atrapadas en la frontera entre Estados Unidos y México, dijeron funcionarios de la administración Biden.

La nueva política será una expansión del programa de aceptar inmigrantes venezolanos por medio de un patrocinador EEUU, que según los funcionarios ha sido “exitoso”.

Mientras tanto, Estados Unidos seguirá expulsando bajo el Título 42 a todas las personas que encuentre en la frontera. “El nuevo programa de entrada legal que anunciamos hoy es generoso, pero al mismo tiempo habrá graves consecuencias para quienes intenten eludirlo”, dijeron los funcionarios.

Los migrantes que sean expulsados por tratar de entrar por esa vía no podrán volver a solicitar su entrada en Estados Unidos por cinco años.

El anuncio es que el programa para los venezolanos será ampliado para los cubanos, haitianos y nicaragüenses a un total de 30.000 migrantes mensuales entre los cuatro países. Al mismo tiempo, se regresarán a México 30.000 migrantes de esos países que traten de cruzar la frontera.

Para ser elegible, una persona necesita un patrocinador en EEUU y pasar los requisitos de seguridad si es aprobada. Después, podrá viajar a Estados Unidos por avión y vivir y trabajar legalmente en el país por dos años.

Los funcionarios explicaron todo esto se basa en el éxito del programa lanzado para los venezolanos en octubre, que logró reducir el número de venezolanos que llegaban a la frontera en un 90 %.

“El mensaje es claro: quienes estén interesados en emigrar a Estados Unidos deben quedarse donde están y solicitar su entrada por medio de este nuevo y rápido proceso”, dijeron los funcionarios.

Los individuos que crucen hacia Panamá y México no serán elegibles para este programa.

Los funcionarios dijeron también que la administración Biden continuará canalizando recursos y expandiendo los esfuerzos para administrar la frontera con seguridad y frenar a las redes de contrabandistas que se aprovechan de los migrantes vulnerables mientras esperan sus procedimientos migratorios.

Esos esfuerzos incluirán la contratación y emplazamiento de más agentes en la frontera que se unan a los 23.000 que ya enfrascados en la seguridad fronteriza.

[Con información de Jorge Agobian, corresponsal del servicio de español de VOA en la Casa Blanca]