EEUU restringe la entrada de cubanos, haitianos y nicaragüenses en la frontera

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) informó en un comunicado detalles de la nueva medida, que “combina vías seguras, ordenadas y legales a EEUU, incluida la autorización para trabajar.

El gobierno de Estados Unidos anunció el jueves que empezará inmediatamente a rechazar a migrantes de Cuba, Haití y Nicaragua que intenten entrar por la frontera de forma irregular, y que ampliará un programa de “parole humanitario” para los nacionales de esos países que actualmente es aplicado a venezolanos.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) informó en un comunicado que la nueva medida “combina vías seguras, ordenadas y legales a los EEUU, incluida la autorización para trabajar; con consecuencias significativas para quienes no utilicen estos caminos”.

Funcionarios de la administración del presidente Biden ya habían adelantado detalles sobre la nueva medida, que otorgará 30.000 visas mensuales a nacionales de esos cuatro países, con el objetivo de aliviar la compleja situación en la frontera sur del país, desbordada por números récord de llegadas de inmigrantes.

“Estas medidas, tomadas en conjunto, son pasos concretos para mejorar la seguridad de nuestra frontera mientras la orden de salud pública Título 42 está vigente”, precisó el DHS.

El texto además aseguró que las autoridades estadounidenses continúan preparándose para el fin de esa medida, puesta en marcha durante el gobierno del expresidente Donald Trump durante lo peor de la pandemia de COVID-19.

DHS informó que “está estableciendo nuevos procesos de libertad condicional para cubanos, haitianos y nicaragüenses, inspirados en los procesos exitosos para venezolanos y ucranianos, que combinan vías seguras, ordenadas y legales a los Estados Unidos, incluida la autorización para trabajar, con consecuencias significativas para quienes dejan de usar esos caminos”.

En su comunicado, DHS aseguró que “está aumentando y mejorando el uso de la deportación acelerada bajo las autoridades del Título 8 para aquellos que no pueden ser procesados bajo la orden de salud pública del Título 42”.

Para ello, informó DHS, están prevén “aumentar el personal y los recursos y la inscripción de personas bajo la regla final provisional de procesamiento de asilo publicada en marzo de 2022”.

La intención es “incentivar el uso de los procesos legales nuevos y existentes disponibles en Estados Unidos y países socios, y establecer ciertas condiciones sobre la elegibilidad de asilo para aquellos que no lo hagan”, dijo DHS.