El exilio de hace 1.400 años que marca el inicio del islam

Las religiones necesitan mitos fundadores. En el caso del islam, este hito es la llamada Hégira, la migración del profeta Mahoma (571-632) y sus seguidores desde la ciudad de La Meca a Medina, ambos en la actual Arabia Saudita.

El recorrido, de unos 500 kilómetros, se conquistó en 12 días.

Mahoma, o Muhammad, ya era un líder religioso respetado. Considerado un mensajero de Dios, llamado Alá por los musulmanes, impulsó reformas tanto en el judaísmo como en el cristianismo, además de combatir las religiones paganas politeístas.

Esto hizo que se convirtiera en el objetivo de las hostilidades en La Meca, su ciudad natal.

Imbuido en sus principios e invitado por los líderes de Medina, decidió impulsar este movimiento del exilio.

Ya tenía más de 50 años. Según el calendario gregoriano, la Hégira ocurrió hace exactamente 1.400 años.

“En La Meca, los musulmanes estaban siendo perseguidos. Hubo mucha violencia, mucha disputa, mucha agresión. Un grupo de conversos al islam (de Medina) acudió al profeta Mahoma para decirle que podía realizar (su proyecto) allí, que sería importante porque había una disputa entre judíos y personas que eran idólatras”, explica la antropóloga Francirosy Campos Barbosa, profesora de la Universidad de São Paulo (USP-Ribeirão Preto) y autora del libro “Hajja, hajja : la experiencia de la peregrinación”.

“Y eso (la llegada de Mahoma) también fue importante para pacificar esas diferencias que existían allí”.

“En términos generales, la Hégira fue la inmigración de los primeros musulmanes, históricamente, a la ciudad de Medina y también a Abisinia, más precisamente donde se encuentran Eritrea y Etiopía”, explica el científico de religión Atilla Kus, investigador y maestro de la Pontificia Universidad Católica de São Paulo (PUC-SP), y autor del libro La Constitución de Medina.

No hay consenso sobre la fecha exacta de este evento histórico. Por varias razones. Empezando por el hecho de que la cuenta del tiempo en aquel entonces era diferente a la de hoy.

Luego, porque para los musulmanes, que consideran la Hégira precisamente como la zona cero, el calendario es lunar, a diferencia del calendario gregoriano utilizado en gran parte del mundo contemporáneo.

El calendario gregoriano en sí, por cierto, se implementó hace mucho menos tiempo, 440 años, y antes de eso se hicieron de vez en cuando tantos ajustes para corregir las distorsiones en el conteo del tiempo que se vuelve muy difícil hacer una actualización precisa.

“Además, estos hechos se transmitieron oralmente durante mucho tiempo, entonces algunos dicen que fue en esa fecha, otros dicen que fue en otra”, explica Kus.

Hay quienes sostienen que la Hégira comenzó el 21 de junio de 622. Pero también hay quienes citan el 15 o el 16 de julio, o incluso fechas en el mes de septiembre.

En la cuenta musulmana, cuyo calendario es más corto que el calendario gregoriano, que tiene una base solar, el evento central de la Hégira ocurrió hace 1.444 años.

En este calendario, el año en curso comenzó el 10 de agosto de 2021 y finaliza el 28 de julio de 2022.

Significado

La palabra hégira literalmente significa separación.

“Es distanciarse, alejarse de algunas personas, de algo, de algún lugar. En los textos clásicos del islam, como el Corán y los dichos del profeta Mahoma, la Hégira se usa como una distancia de lo que es malo”, explica Kus.

“Y en ese mal se considera una sociedad que tiene la maldad y la injusticia en ella”.

“La Hégira no es solo una inmigración física del cuerpo a otro lugar, sino también un tema que involucra la espiritualidad”, explica.

“El verdadero inmigrante al islam es el que se aleja de lo que Dios ha prohibido, de lo que es pecado”.

En este sentido, cuando se produjo la Hégira, Kus contextualiza que fue el derrocamiento de “una sociedad injusta, desigual y perseguidora de las opiniones diferentes”.

Es interesante que el tema de la inmigración aparezca como fundamental en muchas religiones. Moisés habría liberado a su pueblo de Egipto y los habría conducido a la tierra prometida.

Jesucristo nació en Belén porque José necesitaría alistarse allí, en un censo que se estaría realizando. Y el mismo Jesús, en la vida adulta, se convertiría en un predicador peregrino.

Lo mismo ocurre con Siddhartha Gautama, el padre del budismo, que a los 29 años acabaría abandonando el palacio donde vivía para emprender una vida errante.

“Me parece muy revelador que existan tales similitudes entre religiones. Son salidas de lugares de opresión a lugares donde la gente puede vivir su religiosidad y espiritualidad de la mejor manera posible”, analiza la antropóloga Francirosy Barbosa.

“Es como si Dios enviara una señal a esa gente que sufre de que hay una posibilidad de cierta redención, un lugar acogedor donde la gente puede ejercer, practicar su religiosidad. Todas estas experiencias religiosas, los textos sagrados, marcan esto. De modo que uno de los pilares de la fe islámica es creer en libros sagrados anteriores al Corán, como el Torá, los Salmos de David, el Antiguo Testamento… Porque estos textos también traen referencias a historias que es importante contar”.

El investigador Kus señala que este movimiento migratorio de Mahoma representa “el punto de partida de la cultura y la civilización islámicas, el punto de partida de la sociedad islámica“.

“Cuando tratas el tema de diferenciar identidades, la Hégira sirve como base para diferenciar entre monoteísmo y politeísmo, así como dentro del propio monoteísmo, o los monoteísmos, diferenciando el islam del judaísmo y el cristianismo”, argumenta Kus.

En Medina, en la época llamada Yatreb, los primeros musulmanes establecieron, según el científico de la religión, una “demarcación identitaria” que acabaría por constituir el “comienzo de la civilización islámica”.

“En el texto del Corán comienza la idea de las enseñanzas sociales, el Corán comienza a tener el tono de normatividad social, enseñanzas de cómo debe comportarse el musulmán dentro de la familia, con los demás, cómo es la actitud de un comerciante, de un agricultor, de un vendedor, cómo debe ser y cuáles son los principios de un gobierno según los principios islámicos”, explica.

Medina

Para los estudiosos, Medina se convirtió, en ese momento, en una ciudad modelo para el islam.

“Está la idealización de la ciudad virtuosa, aquella donde no habría injusticia”, dice Kus.

Barbosa explica que, en ese momento, el Corán estaba en proceso de redacción. Señala que las suras, el nombre dado a los capítulos del libro sagrado, “reveladas” en Medina son diferentes de las de La Meca.

“Por lo general, las suras reveladas en La Meca tenían expresiones como ‘oh gente’, ‘oh humanos’. En Medina, la dirección es ‘oh creyentes’, porque allí Dios ya estaba hablando a los fieles. En Medina, la gente ya es musulmana”, enfatiza.

En Medina, Mahoma establece una constitución con los principios del islam en forma de gobierno. “Por eso la Hégira es la puerta de entrada a una sociedad totalmente islámica”, resume el antropólogo.

Allí se establecen reglas como el ayuno anual, las oraciones, la contribución anual que se debe hacer en función de las ganancias de cada musulmán.

“Las reglas se ponen en práctica. Toman un formato, una fórmula. Algunas de estas cosas ya se hacían en La Meca, pero no exactamente como hoy, dentro de una estructura religiosa. En Medina se instauró la práctica religiosa”, apunta Barbosa.

Kus, estudioso del tema, cree que los principios democráticos eran visibles en la sociedad original de Medina, como pocos se veían en ese momento.

“Desde mi punto de vista, la Hégira también simboliza esto: la relación entre Islam y democracia”, comenta.

“Hay una relación muy fuerte. La constitución de Medina fue un documento firmado por cristianos politeístas, judíos, musulmanes y árabes en ese momento”.

El texto fue formulado entre los años 622 y 624 y, según la investigación de Kus, tenía una “muy fuerte apertura a la libertad de expresión”, lo que permitió, “después de muchos siglos”, que hubiera “por primera vez una política unión entre árabes de diferentes segmentos en una sociedad propiamente árabe en ese momento”.

“En este sentido, podemos ver la Hégira como una confirmación, una afirmación política y democrática del respeto a la búsqueda de la libertad sin renunciar a la libertad de los demás. Algo así como asegurar la libertad para que tu libertad también esté garantizada”, dice.

La comprensión de la Hégira como el punto cero del calendario musulmán fue obra del segundo califa, es decir, del segundo sucesor de Mahoma.

Umar Ibn Alcatab (586-644) dirigió a los musulmanes del 634 al 644 e instituyó el calendario siete años después de la muerte del profeta fundador.

“En la sociedad árabe antigua no había un calendario fijo, las fechas siempre divergían porque eran algo como ‘esto sucedió tantos años después de este evento’. Para evitar confusiones, el califa sistematizó el calendario a partir de la Hégira”, finaliza Kus.

Con Información de bbc