Tragedia en la Copa del Golfo

Varias horas antes del inicio del duelo, miles de personas se acercaron al estadio y esto provocó un amontonamiento que resultó fatal

Al menos una persona murió y otras 60 resultaron heridas por una estampida en las inmediaciones del estadio de Basora donde este jueves se jugará la final de la Copa del Golfo entre las selecciones de Irak Omán. Según fuentes policiales y testigos, decenas de miles de personas empezaron a congregarse desde la noche del miércoles en las inmediaciones del estadio para asistir al partido que -hasta el momento- no fue suspendido.

“La estampida entre aficionados en las inmediaciones del estadio Yezá al Najla de la gobernación de Basora (sureste de Irak) causó la muerte de una persona y heridas a 60″, dijo la agencia local INA, que cita a fuentes médicas, y afirmó que “varios de los heridos están graves”. Por su parte, el primer ministro iraquí, Mohamed Shia al Sudani, viajó a Basora tras el incidente, para mantener una reunión con varios miembros del Gabinete, en la que estuvo presente el gobernador de esa región, situada a unos 450 kilómetros al sur de Bagdad, según un comunicado de su oficina de prensa.

Las imágenes de las inmediaciones del recinto son impactantes. Se puede allí observar cómo 10 horas antes de la hora pautada para el inicio, ya había una multitud que colmaba el lugar y poca seguridad que ordene el caos. Así, el acumulamiento de gente fue cada vez mayor hasta que algunos aficionados comenzaron a trepar las rejas que impedían el ingreso al estadio, simplemente para poder tomar algo de aire, mientras los efectivos les pedían que no lo hagan y que aguardaran la apertura de las puertas.

El Ministerio del Interior llamó en un comunicado a los aficionados a “acatar las normas e instrucciones” de las autoridades y recordó que “los ciudadanos de Basora no deben dirigirse al estadio a menos que tengan entradas para el partido”. “El número de aficionados es muy grande y no queremos que haya casos de asfixia”, dijo el comunicado del citado departamento, e invitó a los aficionados que no disponen de entradas a ver el partido a través de las pantallas colocadas en lugares públicos.

Se trata del segundo incidente relacionado con la Copa del Golfo, en la que participan ocho equipos árabes, después de que el pasado lunes un accidente de tránsito causara la muerte a siete aficionados y heridas a otros 30, cuando iban a asistir al partido entre su selección y Qatar, en semifinales (2-1).

Es la primera vez desde 1979 que este campeonato se celebra en suelo iraquí. Pero varios problemas logísticos han ensombrecido el torneo desde la ceremonia de apertura, hace dos semanas. Se rechazó la entrada a miles de aficionados, algunos de ellos en posesión de entradas, y a periodistas correctamente acreditados sin motivo preciso.

El torneo reúne a ocho países (Irak, Kuwait, Omán, Arabia Saudita, Baréin, Catar, Yemen y Emiratos Árabes Unidos) e Irak logró clasificarse para la final, que debe celebrarse en la noche del jueves contra Omán. Ambos países ya se enfrentaron durante la jornada inaugural en la fase de grupos el pasado 8 de enero (0-0), antes del cual hubo un altercado entre una veintena de personas en la zona VIP del Estadio Internacional de Basora.

Con información de agencias