La Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó a Bolivia por un caso de abuso sexual impune desde hace 21 años

La organización Human Rights Watch manifestó que el fallo es una prueba demoledora del fracaso de la Justicia boliviana

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) condenó este jueves al Estado de Bolivia por discriminación por motivos de género y niñez, así como por la revictimización sufrida durante un proceso judicial contra una adolescente víctima de violencia sexual.

En la sentencia, notificada este jueves a las partes, la Corte encontró al Estado de Bolivia responsable internacionalmente por la violación de los derechos a la integridad personal, las garantías judiciales, la vida privada y familiar, la igualdad ante la ley, la protección judicial y los derechos de la niñez, en perjuicio de Brisa de Angulo Losada.

El caso se remonta a 2001, cuando Angulo tenía 16 años, y su primo identificado como E.G.A., de 26 años, llegó a vivir con su familia para terminar sus estudios.

La joven declaró que, en diversas ocasiones, entre octubre de 2001 y mayo de 2002, sufrió abusos sexuales y violación, por parte de E.G.A.

En Bolivia se abrieron dos juicios, uno con sentencia de siete años, pero que fue anulada y el segundo que sigue abierto y que el agresor está declarado en rebeldía, ya que está en Colombia.

De Angulo celebró el fallo que no solo es un precedente para el país, sino para la región.

El caso de De Angulo es el primero contra el Estado boliviano ante esa corte internacional por violencia sexual.

Por su parte, el director asociado de Human Rights Watch (HRW), César Muñoz, manifestó este jueves que el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) sobre el caso sucedido hace 21 años y que aún no tiene sentencia en el país, es una prueba “demoledora del fracaso de la Justicia boliviana”.

Muñoz publicó en su cuenta oficial de Twitter una serie de mensajes sobre la condena de la CorteIDH al Estado boliviano por discriminación por motivos de género y niñez, así como por la revictiminación sufrida durante un proceso judicial contra la víctima de violencia sexual hace 21 años.

“Es difícil pensar en una prueba más demoledora del fracaso de la Justicia boliviana. Es urgente avanzar con una reforma integral de la justicia en el país”, escribió Muñoz.

El director detalla algunos de los puntos del fallo de la CorteIDH en el que destaca que la joven de 16 años, en ese entonces, acudió a la Justicia boliviana luego de ser violada, pero que obtuvo “más violencia” en el sistema judicial que la “obligó a someterse a exámenes forenses innecesarios, a relatar una y otra vez su experiencia, a escuchar comentarios ofensivos de operadores de justicia”.

“El relato de la Corte sobre el caso es horroroso”, indicó Muñoz.

(Con información de EFE)