INMIGRACIÓN

Traficantes conducen a migrantes por áreas remotas del desierto de Arizona

Muchos migrantes, principalmente de África y Asia, han cruzado el muro fronterizo desde México a Arizona por compuertas que han estado abiertas desde mediados de junio debido a la temporada de lluvias.

Cientos de migrantes de Asia y África han estado caminando penosamente este verano bajo un sol abrasador en el desierto de Arizona después de atravesar compuertas del muro fronterizo con México, siguiendo un corredor remoto en el extenso Monumento Nacional Organ Pipe Cactus, que es una de las áreas más desoladas y peligrosas de Estados Unidos.

Las temperaturas alcanzaron los 47,7 grados Celsius justamente cuando los traficantes comenzaron abruptamente a llevar a los inmigrantes de África y Asia aquí para solicitar asilo.

De repente, el Sector Tucson de la Patrulla Fronteriza, que supervisa el área, se convirtió en julio en el más activo a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México por primera vez desde 2008.

Se han visto inmigrantes de países como Pakistán, China y Mauritania, donde las redes sociales están atrayendo jóvenes a la nueva ruta, que comienza en Nicaragua. Hay también muchos procedentes de Ecuador, Bangladesh y Egipto, así como los más tradicionales de México y Centroamérica.

“En este momento nos encontramos con personas de todo el mundo”, dijo el subjefe de la Patrulla Fronteriza, Justin De La Torre, del Sector Tucson. “Ha sido una verdadera emergencia aquí, una situación realmente difícil”.

La patrulla está pidiendo ayuda a otras agencias, incluido el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y la Administración de Seguridad en el Transporte, para sacar a los migrantes “de los elementos y llevarlos a los centros de procesamiento lo más rápido posible”, dijo De La Torre.

Durante una visita reciente, periodistas de AP vieron a cerca de 100 inmigrantes llegar en sólo cuatro horas al muro fronterizo cerca de Lukeville, Arizona, dentro de Organ Pipe, mientras las temperaturas alcanzaban los 43,3 grados Celsius. A la mañana siguiente, varios cientos de inmigrantes más hicieron fila a lo largo del muro para entregarse.

“Bienvenido a Estados Unidos, qué buena persona”, dijo un joven senegalés en su limitado inglés, sonriendo mientras caminaba por el suelo del desierto después de que Tom Wingo, un voluntario de ayuda humanitaria, le dio un poco de agua y bocadillos.

Las compuertas en el imponente muro de acero han estado abiertas desde mediados de junio debido a la temporada de lluvias. El agua precipitada de fuertes aguaceros puede dañar las puertas cerradas, el muro, un camino fronterizo rocoso y la flora y la fauna. Pero los inmigrantes entran incluso cuando las compuertas están cerradas, a veces rompiendo cerraduras o deslizándose por brechas en las paredes.

Agentes de la pequeña Estación Ajo de la Patrulla Fronteriza, a media hora en auto al norte de la frontera, se encontraron con varios grupos grandes el primer fin de semana de agosto, entre ellos uno de las 533 personas de 17 países en el área que incluye el monumento nacional, una extensión de desierto escarpado salpicado de cactus y otras plantas.

El Sector Tucson registró 39.215 arrestos en julio, un 60 % más que en junio. Las autoridades atribuyen la repentina afluencia a publicidad engañosa de los traficantes, que les dicen a los inmigrantes que es más fácil cruzar aquí y ser liberados hacia Estados Unidos.

Los inmigrantes son llevados primero al centro de admisión, donde los agentes toman los nombres de las personas, sus países de origen y otra información antes de trasladarlos a la Estación Ajo, a unos 48 kilómetros por una carretera estatal de dos vías.

Los arrestos por cruzar ilegalmente en cualquier lugar a lo largo de los casi 3.200 kilómetros de frontera entre Estados Unidos y México se dispararon un 33 % de junio a julio, según cifras del gobierno estadounidense, después de una caída al entrar en vigor nuevas restricciones de asilo en mayo.

La administración del presidente Joe Biden señala que los cruces ilegales así y todo disminuyeron un 27 % ese mes en comparación con julio de 2022, y atribuye el mérito a las nuevas disposiciones que amplían las vías legales y al mismo tiempo castiga a los migrantes que entran ilegalmente.

De La Torre dijo que la mayoría de los inmigrantes en el área solicitan asilo, algo que está lejos de estar garantizado con las recientes restricciones.

El área de responsabilidad de la Estación Ajo es actualmente la más transitada dentro del Sector Tucson, dijo De La Torre. Incluye las zonas fronterizas de Organ Pipe y el Refugio de Vida Silvestre Cabeza Prieta, zonas aisladas con caminos en mal estado y escasez de agua y sombra. Incluyen la región de la Carretera del Diablo, donde 14 personas que cruzaron la frontera en un grupo de 26 murieron en 2001 después de que los traficantes los abandonaron.

Los rescates de CBP por aire y tierra a lo largo de la frontera están aumentando este año, con 28.537 contados durante el período de 10 meses que finalizó el 31 de julio. Eso se compara con 22.075 para el período de 12 meses que finalizó el 30 de septiembre de 2022, dijo la agencia. En julio hubo 2.776 rescates de migrantes.

Los rescates continuaron en agosto, incluido un día especialmente ocupado cuando un helicóptero Black Hawk sacó a un niño guatemalteco de 15 años desde una remota montaña del sur de Arizona hasta un lugar seguro. Poco tiempo después, el helicóptero rescató a un guatemalteco que llamó al 911 desde la vasta nación Tohono O’odham, justo al este de Organ Pipe.

Algunos activistas protestaron recientemente frente a la Estación de Ajo, diciendo que los inmigrantes mantenidos en un recinto al aire libre no tenían suficiente sombra. Los funcionarios de la patrulla dicen que sólo los hombres adultos que esperan ser transportados a instalaciones más grandes para su procesamiento se mantienen afuera durante unas horas y bajo un gran dosel con ventiladores.

Las mujeres, los niños y las personas vulnerables se quedan dentro. El tiempo medio de espera en la instalación es de 15 horas.

La afluencia también ha presentado desafíos para los grupos humanitarios.

Wingo, un maestro de escuela jubilado que trabaja con Samaritanos Sin Fronteras, viaja a la frontera varias veces a la semana para llenar barriles de plástico de color azul brillante en seis estaciones de agua. Él y otros voluntarios distribuyen gorros, pañuelos, bocadillos y agua embotellada helada a los migrantes que encuentran.

“Muchas de estas personas salen al desierto sin saber en qué problemas se están metiendo”, dijo Wingo.

Durante una reciente visita a la frontera, Wingo entregó agua embotellada a personas de la India que esperaban ayuda junto al muro después de que una mujer con la que viajaban se torció un tobillo. También le dio agua y barras de granola a una pareja guatemalteca con tres niños pequeños que viajaban con un peruano.

Wingo dijo que presta especial atención a los que pueden ser más susceptibles al calor tórrido, como las mujeres embarazadas y lactantes, y los ancianos. Recientemente se encontró con una mujer diabética de 89 años de la India a punto de entrar en shock. Cuando llamó a los agentes de la Patrulla Fronteriza en ese día especialmente ocupado, dijo, le pidieron que él mismo llevara a la mujer a su centro de admisión para recibir atención médica. La mujer se recupera en un hospital de Phoenix.

Muchos otros no sobreviven.

Los restos de 43 presuntos migrantes fueron encontrados en el sur de Arizona en julio. Aproximadamente la mitad de ellos murieron recientemente, según la organización sin fines de lucro Human Borders, que trabaja con la Oficina del Médico Forense del Condado de Pima para rastrear y mapear los números.

Entre ellos se encontraban dos encontrados en Organ Pipe: Hilda Véliz Maas de Mijangos, de 36 años, de la Ciudad de Guatemala, muerta aproximadamente día antes, e Ignacio Muñoz Loza, de 22 años, del estado mexicano de Jalisco, que había muerto hacía aproximadamente una semana. Ambos sucumbieron a la exposición al calor.

Con Información de Voa