INMIGRACIÓN

Abogados de inmigración analizan si el plan para cambiar la política de asilo beneficiará a los carteles

Informe advierte que los planes de cambiar la política de asilo a cambio de fondos para Ucrania, Israel y la frontera favorecen a los carteles mexicanos y eleva peligrosamente la inseguridad de los migrantes.

Los planes tanto de la Casa Blanca de Joe Biden como de algunos legisladores de ambos partidos de modificar la política de asilo, dirigidos a reducir el impacto de la crisis que se registra en la frontera con México, tendría un resultado contrario a lo esperado, advierte un informe publicado por la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA).

Un límite destinado a bloquear o limitar a los solicitantes de asilo no es una solución eficaz para gestionar la migración fronteriza”, señala el estudio. Y precisa que “la idea de limitar o ‘topar’ el número de personas que podrían recibir asilo ha sido propuesta como una manera de reducir o limitar la migración en la frontera sur de Estados Unidos”, una idea que para los abogados resulta ineficaz.

A principios de noviembre se filtró que el gobierno de Biden estaba “preparando” a legisladores demócratas y defensores de la política de inmigración “para la probabilidad de que el Ejecutivo tenga que aceptar compromisos sobre la ley de asilo” a cambio de la aprobación del presupuesto de gastos 2024 que entre otros rubros incluye ayudas para Ucrania e Israel y $14,000 millones para la seguridad fronteriza.

Poco después se conoció un plan elaborado por un grupo de senadores republicanos que incluye severas limitaciones a la ley de asilo, encarcelamiento de solicitantes de asilo, deportaciones aceleradas y muestras de ADN. Un tercer plan tripartita (demócratas, independientes y republicanos), similar al proyecto republicano, propone aumentar los fondos para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para ser utilizado en la contratación de nuevos agentes, descongestionar la Corte de Inmigración (EOIR), acelerar el debido proceso migratorio y aumentar los requisitos para el reclamo de asilo, entre otras restricciones.

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes y de derechos civiles calificaron las propuestas como “abominables” y contrarias a la historia y al precedente migratorio de Estados Unidos.

Con Información de Univisión