LO ÚLTIMO

Secretario de Defensa de EE.UU. hospitalizado por cáncer de próstata: A continuación, algunos detalles

Finalmente se dio a conocer las razón por la que el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, permaneció hospitalizado en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, acontecimiento que no había sido de conocimiento para el presidente Joe Biden.

El Pentágono informó que Austin se le fue detectado un cáncer de próstata «en una fase temprana y su pronóstico es excelente».

Asimismo, indicó que luego de la detección de la enfermedad, el líder del Pentágono debió reingresar a cuidados intensivos para tratar «complicaciones» como dolores abdominales tanto en el área de la cadera y en una de sus piernas.

Cronología de la hospitalización

A principios de diciembre, a través de los exámenes médicos regulares a los que se sometió el funcionario estadounidense, revelaron la enfermedad. Noticia que no fue revelada a la Casa Blanca.

Austin, de 70 años, fue hospitalizado en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, el 22 de diciembre de 2023, donde fue sometido a una cirugía para tratar el cáncer.

El 23 de diciembre de 2023, Austin fue dado de alta de Walter Reed.

Del 24 al 31 de diciembre, el secretario de Defensa ejerce funciones desde sus casa.

El 1 de enero de 2024, en horas de la noche Austin sufre de un fuerte dolor, sin embargo, se mantenía consciente y fue nuevamente trasladado al centro médico. Además, ingresó a cuidados intensivos, y una vez más no se fue comunicado lo que sucedía con él.

Ese mismo día fue evaluado durante la noche, pero aún el personal del Pentágono, ni la Casa Blanca están al tanto de la situación.

2 de enero: Austin recibe la visita de un asistente junior, por lo que concedió a su subalterna, Kathleen Hicks, «ciertas responsabilidades operativas que requieren capacidades de comunicación seguras constantes”. A ella no se comunica el por qué.

4 de enero: Hicks ese día se entera de lo que le sucede a Austin. Ella junto a la jefe de gabinete Kelly Magsamen, trabajaban en la realización de una declaración para informar al Congreso y a otros lo que sucedía. Le comunican la noticia al asesor de seguridad de la Casa Blanca, Jake Sullivan, y este notifica a Biden.

5 de enero: La noche de este día iniciaron las notificaciones al Congreso. Minutos antes que el Pentágono anuncie su primera declaración pública al respecto. El anuncio solo informa que el funcionario fue admitido en Walter Reed el 1 de enero debido a complicaciones de un “procedimiento médico electivo reciente” y se encontraba en recuperación.

Por su parte, la Asociación de Prensa del Pentágono se pronuncia y subraya el grave error: “El público tiene derecho a saber cuándo los miembros del gabinete estadounidense están hospitalizados, bajo anestesia o cuándo se les delegan funciones como resultado de cualquier procedimiento médico”.

6 de enero: El secretario de Defensa se pronuncia e informa: “Podría haber hecho un mejor trabajo asegurándome de que el público estuviera adecuadamente informado. Me comprometo a hacerlo mejor”, y no emite sus problemas médicos.

7 de enero: Los líderes del Congreso de ambos partidos informan que investigarán a fondo lo ocurrido.

8 de enero: La Casa Blanca y el Pentágono inician las investigaciones separadas sobre la notificación cuando existe una transferencia de poder y cómo se informará al público. Varios republicanos solicitan la renuncia de Austin.

9 de enero: Finalmente del Departamento de Defensa emite una declaración de los médicos a Austin que informa que le fue diagnosticado cáncer de próstata y que el procedimiento del 22 de diciembre fue una cirugía de próstata.

Ese mismo día, la Casa Blanca dijo que Biden no había sido informado antes de esa fecha que su jefe de defensa tenía cáncer, reseñó AP.