SALUD Y BIENESTAR

El COVID es un riesgo para los pacientes con anemia falciforme, pero muy pocos están vacunados

Las personas con la enfermedad hereditaria son un grupo vulnerable frente a la infección por coronavirus, por eso las dosis contra el SARS-CoV-2 son claves para protegerse

(HealthDay News) -La anemia de células falciformes es una de las muchas afecciones crónicas de salud que aumenta de forma dramática el riesgo de hospitalización y muerte en las personas infectadas por la COVID-19.

Desafortunadamente, las personas con enfermedad de células falciformes tienen muchas menos probabilidades de haber recibido la mejor protección disponible para ellos: una vacuna contra la COVID.

La finalización de la serie inicial de vacunación contra la COVID de dos dosis es casi dos veces más baja para los adultos con enfermedad de células falciformes en comparación con otros de su edad, según un informe publicado el 8 de enero en la revista JAMA Network Open. Las tasas son incluso más bajas que las de los niños menores de 18 años, señalan los investigadores.

En el estudio, el equipo analizó los datos del estado de Michigan de los registros de células falciformes e inmunización. En total, tenían registros de más de 3,400 personas de 5 años o más con enfermedad de células falciformes para compararlos con los datos de otros 9.4 millones de residentes del estado mayores de 5 años.

Alrededor de un 61 por ciento de los residentes de Michigan sin enfermedad de células falciformes habían completado al menos la serie primaria de la vacuna contra la COVID en agosto de 2022, encontraron los investigadores.

Pero solo un 34 por ciento de los que tenían enfermedad de células falciformes se habían vacunado del todo, muestran los resultados.

El grupo de mayor riesgo, los mayores de 65 años, tuvo las tasas de vacunación más altas74% para los pacientes con anemia falciforme en comparación con el 87% para la población general.

Pero solo había 110 personas con enfermedad de células falciformes en ese rango de edad, en parte debido al hecho de que la afección tiende a hacer que las personas mueran de forma prematura, señalaron los investigadores.

Las tasas de vacunación fueron incluso más bajas en los niños y adolescentes con enfermedad de células falciformes, que tienen una tasa más alta de hospitalización y muerte si se infectan con COVID.

Solo un 17 por ciento de los niños de 5 a 11 años y un 31 por ciento de los de 12 a 17 años con enfermedad de células falciformes habían recibido la serie primaria de la vacuna contra la COVID, en comparación con un 25 y un 41 por ciento de la población general de esos grupos de edad.

“Es esencial desarrollar intervenciones dirigidas para aumentar la vacunación contra la COVID-19 entre las personas con enfermedad de células falciformes”, planteó la investigadora Sarah Reeves, profesora asistente de epidemiología y pediatría de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Michigan.

“Esta población está crónicamente desatendida en la atención de la salud y en la sociedad, lo que enfatiza la importancia de aumentar la accesibilidad y la aceptabilidad de estas vacunas”, añadió Reeves en un comunicado de prensa de la universidad.

Más información: Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre los grupos de alto riesgo de COVID.

FUENTE: Universidad de Michigan, comunicado de prensa, 8 de enero de 2024

* Dennis Thompson HealthDay Reporters ©The New York Times 2024