LATINOAMÉRICA

Venezuela enfrenta una crisis en su sistema educativo con la escasez de maestros, dejando al país sin motivos de celebración en este aspecto

Este lunes 15 de enero, en Venezuela se celebra el Día del Maestro, pero lejos de ser una fiesta para el gremio educativo es un día de protesta, de alzar la voz para exigir salarios dignos, pensiones significativas y reivindicaciones laborales.

Aunque en el país no hay datos oficiales, diferentes informes de ONG y otras instituciones arrojan que miles de maestros abandonaron sus puestos en busca de mejores oportunidades en el extranjero, lo que ha generado una escasez de educadores calificados y ha impactado negativamente en la calidad de la educación.

Una de las principales problemáticas son los bajos salarios que no resultan suficientes para cubrir gastos de alimentación, indumentaria, transporte, salud o estudio de sus propios hijos.

Por otra parte, en las escuelas de Venezuela, se sigue trabajando con el denominado horario mosaico, que fue una de las propuestas implementadas durante la pandemia y que aún persiste en las escuelas públicas; se trata de que los niños asisten a clases entre dos o tres días a la semana.

La permanencia de dicho sistema no solo corresponde a la falta de maestros, sino que a ellos les permitió insertarse en otros ámbitos laborales. Sin embargo, los contenidos académicos se ven afectados.

Durante este lunes los sindicatos docentes de Venezuela tomarán las calles para protestar, en Caracas se concentrarán la Plaza Morelos.

Actualmente los maestros ganan al mes menos de 800 bolívares, necesitando 29 salarios para hacer la compra de la Cesta Básica.

De igual forma, el sindicato informa con preocupación que el 60% de los planteles en el territorio nacional no están en condiciones.

Con Información de evtv