SALUD Y BIENESTAR

La terapia hormonal no previene las enfermedades crónicas luego de la menopausia, según un panel de expertos

Los especialistas volvieron a aconsejar a los médicos y a las mujeres que no la utilicen para reducir los riesgos de afecciones cardíacas, accidente cerebrovascular u otras semejantes. Las razones

(HealthDay News) – En recomendaciones actualizadas, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EEUU (USPSTF, por sus siglas en inglés) reitera sus consejos anteriores sobre la terapia hormonal para la menopausia: no debe recetarse como una forma de reducir los riesgos de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular o cualquier otra afección de salud crónica.

Esto se basa en años de evidencia de que, si bien la terapia hormonal podría reducir ciertos riesgos de enfermedades, no tiene ningún efecto en otros y, lo que es más preocupante, aumenta los riesgos de enfermedades como el cáncer de mama, el accidente cerebrovascular y la demencia.

“Llegamos a la conclusión de que no hay beneficio neto. Los beneficios y los riesgos se anulan entre sí”, dijo el doctor James Stevermer, miembro del panel del Grupo de Trabajo.

El USPSTF es un panel de expertos voluntarios financiado por el gobierno que hace recomendaciones sobre prácticas preventivas de atención médica, como exámenes de detección de enfermedades y uso de medicamentos para reducir los riesgos de enfermedades.

El Grupo de Trabajo publicó por primera vez recomendaciones sobre la terapia hormonal para la menopausia hace 20 años, después de que se publicaran los hallazgos de un ensayo histórico llamado Iniciativa de Salud de la Mujer. Se creó para poner a prueba la creencia de que tomar hormonas después de la menopausia podría ayudar a proteger a las mujeres de enfermedades cardíacas y otras enfermedades crónicas importantes.

Los resultados del ensayo le dieron la vuelta a esa hipótesis. Los investigadores encontraron que la terapia hormonal en realidad aumentaba el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, coágulos sanguíneos y cáncer de mama.

En los años transcurridos desde entonces, investigaciones posteriores han respaldado esos hallazgos: en el mejor de los casos, la terapia hormonal para la menopausia parece no tener ningún efecto sobre el desarrollo de la enfermedad cardíaca, y se ha vinculado con riesgos adicionales, como una mayor probabilidad de desarrollar incontinencia urinaria, enfermedad de la vesícula biliar o demencia.

Parece haber algunos beneficios, incluida la disminución del riesgo de fracturas óseas y cáncer de colon. Pero no superan los peligros, según el USPSTF. Y a lo largo de los años, el panel ha actualizado sus recomendaciones varias veces, siempre llegando a la misma conclusión.

Las actualizaciones periódicas son parte del proceso del Grupo de Trabajo, dijo Stevermer, para que cualquier nueva evidencia pueda ser evaluada.

Pero tampoco está de más reiterar esta recomendación en particular, según la doctora Alison Huang, profesora de medicina de la Universidad de California, en San Francisco. Fue coautora de un editorial publicado el 1 de noviembre con las recomendaciones de la revista Journal of the American Medical Association.

“Creo que todavía hay algunas mujeres que esperan que la terapia hormonal para la menopausia las mantenga sanas”, dijo Huang. “Algunos médicos, añadió, también tienen esa creencia”.

En los años transcurridos desde el ensayo de la Iniciativa de Salud de la Mujer, algunos han argumentado que el momento de la terapia hormonal para la menopausia puede ser clave: las mujeres en ese ensayo a menudo habían pasado la menopausia, y la teoría es que el reemplazo hormonal puede traer beneficios solo si se inicia temprano, al comienzo de la menopausia.

Pero no hay pruebas sólidas de que ese sea el caso, dijeron tanto Huang como Stevermer. “Si lo que busca es preservar su salud”, dijo Huang, “esta no es la estrategia correcta. Creo que estas recomendaciones actualizadas están reforzando eso”. También señaló otro punto: incluso si la terapia hormonal fuera beneficiosa durante un período corto y causara daño antes de eso, sería difícil ponerlo en práctica. “¿Cuánto tiempo tardas? Dijo Huang. –¿Cuándo te detienes?”

Dicho todo esto, ambos médicos enfatizaron que las recomendaciones se refieren solo a la prevención de enfermedades. Nadie está diciendo que las mujeres no deban usar la terapia hormonal para tratar los síntomas de la menopausia, incluidos los sofocos intensos y la sequedad vaginal.

De hecho, dijo Huang, la terapia hormonal es el tratamiento más efectivo disponible para los sofocos y los sudores nocturnos, que, para algunas mujeres, pueden ser debilitantes. Cuando se usa terapia hormonal para los síntomas de la menopausia, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aconseja tomar la dosis más baja que ayude, durante el período más corto posible.

Sin embargo, dados los riesgos potenciales, muchas mujeres quieren opciones no hormonales. Desafortunadamente, dijo Huang, todavía no se ha demostrado que ninguna sea tan efectiva como la terapia hormonal.

Además, añadió, alternativas como los antidepresivos y el medicamento anticonvulsivo gabapentina no se han sometido al riguroso escrutinio de seguridad que tiene la terapia hormonal. Lo que está claro, dijeron ambos médicos, es que las hormonas no deben usarse para la prevención de enfermedades.

La buena noticia, dijo Stevermer, es que hay formas comprobadas de reducir los riesgos de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y varios tipos de cáncer, que van desde una dieta saludable y ejercicio, hasta la detección y el tratamiento de la hipertensión y la diabetes, y las pruebas de detección de los cánceres de mama y colon.

Más información: El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) ofrece más información sobre la terapia hormonal para la menopausia.

FUENTES: James Stevermer, MD, MSPH, profesor de medicina familiar y comunitaria, Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri, Columbia, Missouri; Alison Huang, MD, profesora de medicina, médica de medicina interna, Universidad de California, San Francisco; Revista de la Asociación Médica Estadounidense, 1 de noviembre de 2022

Amy Norton -HealthDay Reporters © The New York Times 2024