INMIGRACIÓN

Ciudad de Nueva York impone toque de queda en cuatro refugios de migrantes

Unos 1.900 migrantes en la Ciudad de Nueva York están bajo un nuevo toque de queda que les limitará el tránsito en cuatro refugios. La restricción llega después de que vecinos de los edificios presentaran quejas por robos en tiendas y migrantes pidiendo dinero en las calles.

Un nuevo toque de queda se encuentra en efecto en la Ciudad de Nueva York para cuatro refugios que albergan a unos 1.900 migrantes. A partir del pasado martes, las personas se vieron restringidas al horario de las 11 de la noche a las 6 de la mañana.

La decisión del alcalde Eric Adams llega después de reportes de quejas por robos en tiendas, migrantes pidiendo limosna y personas tocando puertas en vecindarios de la ciudad.

Los albergues incluidos en el toque de queda son el ubicao en la 35 Avenida Astoria y Judo, el Lincoln Manhattan, el JFK Respite Center en Queens y el Stockton en Brooklyn.

El migrante venezolano Óscar Pérez dijo a la Voz de América que esto le parecía una medida “desproporcionada”.

“Aquellos migrantes que ya tienen sus permisos en regla, sus permisos de trabajo, y ya se encuentran laborando, pues se les hace complicado porque normalmente hay muchos horarios que empiezan a las 2 o 4 de la mañana y son muy lejos entonces es muy difícil. No se va a poder descansar”, apuntó Pérez.

Las autoridades, sin embargo, aseguraron que otorgarán permisos de movilidad fuera de las horas del toque de queda para quienes tengan trabajo, viaje o citas médicas en el horario establecido.

Además, estarían contemplando expandir el toque de queda a los 200 refugios de emergencia que actualmente albergan a migrantes en la ciudad.

“Esta no es la primera vez que tenemos toques de queda en el sistema. Durante el verano tuvimos en varias zonas, esto no es nada nuevo. Es algo que hemos hecho en el pasado y que hemos implementado ahora en algunos lugares”, dijo Zach Iscol, comisionado de la oficina de manejo de emergencia de la ciudad de Nueva York.

Esta es otra de las medidas implementadas por la alcaldía luego de que familias migrantes tuvieran que empezar a desalojar un hotel del centro de Manhattan el martes en el marco del plan de Adams para aliviar la presión sobre el saturado sistema de albergues de la ciudad. Este plan establece un límite de 60 días de estancia.

Las cerca de 40 familias que se marcharon del hotel Row NYC, en el corazón del distrito de teatros de la ciudad, son las primeras de decenas de familias que se tiene previsto que dejen los albergues de la ciudad en las próximas semanas.

El demócrata Adams impuso en octubre pasado las restricciones para las familias migrantes sin hogar, con el argumento de que la medida era necesaria para aliviar un sistema de acogida desbordado por los solicitantes de asilo que cruzan la frontera sur de Estados Unidos.