INMIGRACIÓN

Discusiones entre EEUU y México sobre migración continúan en Washington

Los gobiernos de EEUU y México estrechan sus estrategias para frenar la inmigración irregular. También han pedido la ayuda de las autoridades en la región.

Altos funcionarios estadounidenses y mexicanos se reunieron este viernes en Washington para discutir el fortalecimiento de la cooperación para abordar el gran número de migrantes que intentan entrar a Estados Unidos a través de México.

“Desde nuestra última reunión, creo que un acontecimiento muy significativo es la toma de posesión del presidente Arévalo en Guatemala“, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, al inicio de la reunión.

“Esto”, añadió, “abre una nueva área importante para una operación silenciosa en materia de migración entre nuestros tres países y continuaremos trabajando juntos de manera más amplia para desarrollar soluciones regionales al desafío histórico que enfrentamos”.

El nuevo presidente guatemalteco, Bernardo Arévalo, ha dicho que quiere trabajar con Estados Unidos para ampliar los programas de trabajo temporal para los inmigrantes allí, al tiempo que aumenta la inversión en las zonas más pobres de su país evitar que se vayan.

No se espera que se haga ningún anuncio significativo después del compromiso de este viernes, que según los funcionarios de la administración Biden continúa el progreso logrado durante una reunión del 27 de diciembre en Ciudad de México.

“Soluciones sostenibles”

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, y la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Liz Sherwood-Randall, también asistieron a la reunión, con la secretaria de Relaciones Exteriores de México, Alicia Bárcena, encabezando la delegación visitante.

“Nos concentraremos en implementar soluciones sostenibles que aborden las causas fundamentales de la migración”, dijo un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos en una llamada con los periodistas el jueves.

El gobierno mexicano ha pedido a Washington que aumente la inversión en desarrollo en Centroamérica para reducir la migración, aumentar el número de visas de trabajadores temporales y otras vías legales de inmigración, y aumentar los vuelos de repatriación para personas que llegan ilegalmente a Estados Unidos como elemento disuasivo para los inmigrantes, particularmente desde Venezuela.

Estados Unidos ha reanudado los vuelos de repatriación a Venezuela, y México ha hecho lo mismo, a partir de diciembre, la medida más reciente de los países de la región para abordar el éxodo de personas hacia la frontera estadounidense.

“Alentamos a otros países a unirse a nosotros. También aplaudimos las medidas que han tomado México, Panamá y otros países para restringir la migración irregular e imponer nuevos controles de visas”, según un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca en una llamada a los periodistas el jueves.

En mayo de 2023, México acordó recibir a migrantes de países como Venezuela, Nicaragua y Cuba que fueron retirados de la frontera estadounidense para cruzar a Estados Unidos sin autorización y sin seguir vías legales establecidas para obtener asilo u otras formas de migración.

Venezuela se encuentra en medio de una crisis política y económica y 7 millones de venezolanos han abandonado su país de origen, según Naciones Unidas.

Las autoridades detienen a miles de personas diariamente

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) informó 242.418 encuentros de migrantes en la frontera sur en noviembre, cifras similares al total de 240.986 de octubre. En 2022, los encuentros sumaron 235.173 en noviembre y 231.529 en octubre.

Las cifras de diciembre aún no se han publicado, pero los funcionarios federales de frontera informaron un récord de 11.000 detenciones por día en la frontera sur en diciembre.

“Coincidió con el momento en que la aplicación de la ley en México ya no se implementaba. La agencia de control de inmigración en México no tenía financiamiento, lo que llevó al presidente Biden a reconectarse el 10 de enero con el presidente [mexicano] [Andrés Manuel López] Obrador”, dijo a los periodistas el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

Los encuentros fronterizos disminuyeron drásticamente con el comienzo del nuevo año, cuando se reanudó la aplicación de la ley en México.

En la llamada del jueves, los funcionarios estadounidenses dijeron que esta suele ser la época del año en la que disminuyen los encuentros en la frontera.

“Pero creemos que las acciones tomadas por el gobierno mexicano también están teniendo un impacto”, dijo el funcionario del DHS.

Ola migratoria se convierte en responsabilidad

La ola de migración se ha convertido en un lastre político para el presidente estadounidense Joe Biden de cara a las elecciones de noviembre. Ha estado bajo una inmensa presión por parte de los republicanos y algunos miembros de su propio partido para limitar los cruces fronterizos, en parte para aliviar la presión sobre las ciudades estadounidenses que luchan por albergar y alimentar a todos los recién llegados.

Los republicanos de la Cámara de Representantes han vinculado sus demandas de políticas fronterizas más estrictas –su actual principal prioridad interna– con la solicitud de la Casa Blanca de miles de millones de dólares en fondos para apoyar a Ucrania e Israel.

“Entendemos que existe preocupación por la seguridad y la soberanía de Ucrania”, dijo a los periodistas el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Mike Johnson, después de que él y otros líderes del Congreso se reunieran con Biden esta semana. “Pero el pueblo estadounidense tiene las mismas preocupaciones sobre nuestra propia soberanía interna y nuestra seguridad”.

Mientras tanto, el expresidente Donald Trump, el principal candidato republicano que probablemente competirá contra Biden en las elecciones de noviembre, ha lanzado una retórica cada vez más antiinmigrante durante la campaña electoral, diciendo que los inmigrantes que cruzan la frontera están “envenenando la sangre de nuestro país”.

Un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional dijo durante la llamada del jueves que Estados Unidos y México entienden que hoy hay más personas desplazadas en todo el mundo que en cualquier otro momento desde la Segunda Guerra Mundial.

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los refugiados dice que al menos 108,4 millones de personas fueron desplazadas por la fuerza a finales de 2022 en todo el mundo debido a “persecución, conflictos, violencia, violaciones de derechos humanos o acontecimientos que perturban gravemente el orden público”.

Esa cifra “incluye cifras récord de personas desplazadas dentro de nuestro propio hemisferio”, dijo el funcionario del DHS en la llamada telefónica.

“Este es un desafío para nosotros”, dijo el funcionario. “Y también es un desafío para nuestros homólogos mexicanos. Esperamos continuar nuestras sólidas conversaciones con ellos sobre cómo podemos trabajar juntos para abordar lo que no es sólo un desafío estadounidense o mexicano, sino verdaderamente un desafío regional”.

Con Información de VOA