MUNDO

Avanzan las negociaciones entre Israel y el grupo terrorista Hamas para un nuevo alto el fuego y liberación a los rehenes

Las diferencias se han reducido, pero los palestinos exigen más garantías de que se llegará a una tregua permanente, mientras que el Gobierno de Benjamin Netanyahu no quiere discutir el fin de la guerra si la organización yihadista sigue operativa

Israel y Hamas están de acuerdo en principio en que podría producirse un intercambio de rehenes israelíes por prisioneros palestinos durante un alto el fuego de un mes de duración, pero el plan marco se ve frenado por las diferencias de ambas partes sobre cómo poner fin de forma permanente a la guerra de Gaza, según tres fuentes

Los intensos esfuerzos de mediación liderados por Qatar, Washington y Egipto en las últimas semanas se han centrado en un enfoque por fases para liberar a distintas categorías de rehenes israelíes -empezando por los civiles y terminando por los soldados– a cambio de una ruptura de las hostilidades, la liberación de prisioneros palestinos y más ayuda a Gaza.

La última ronda de diplomacia itinerante comenzó el 28 de diciembre y ha reducido los desacuerdos sobre la duración de un alto el fuego inicial a unos 30 días, después de que Hamas propusiera en un principio una pausa de varios meses, dijo una de las fuentes, un funcionario informado sobre las negociaciones.

Sin embargo, Hamas se ha negado desde entonces a seguir adelante con los planes hasta que se acuerden las futuras condiciones de un alto el fuego permanente, según seis fuentes. La mayoría de las fuentes consultadas para este reportaje solicitaron el anonimato para poder hablar libremente de asuntos delicados.

Mientras que Israel ha tratado de negociar etapa por etapa, Hamas busca “un paquete” que acuerde un alto el fuego permanente antes de liberar a los rehenes durante la fase inicial, indicó una de las fuentes, un funcionario palestino cercano a los esfuerzos de mediación. Israel y Hamas están hablando a través de los mediadores, no directamente.

Un portavoz de la Casa Blanca declaró el martes que el enviado de Estados Unidos para Medio Oriente, Brett McGurk, se encontraba en la región -por segunda vez en una semana- para mantener conversaciones sobre la liberación de rehenes y que Washington apoyaría una “pausa humanitaria” más prolongada.

El Departamento de Estado y la Casa Blanca de Estados Unidos, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Qatar y el Servicio de Información Estatal de Egipto no respondieron inmediatamente a las peticiones de comentarios.

Dos fuentes de seguridad egipcias afirmaron que se está trabajando para convencer a Hamas de que acepte una tregua de un mes a la que seguiría un alto el fuego permanente. Sin embargo, Hamas está pidiendo garantías de que se llevará a cabo la segunda fase del acuerdo para aceptar la tregua inicial, precisaron las fuentes.

Las fuentes no dieron detalles sobre en qué podrían consistir dichas garantías.

Preguntado por las negociaciones, el alto cargo de Hamas Sami Abu Zuhri declaró el lunes a Reuters que la organización estaba abierta a debatir ideas, pero que aún no se había alcanzado ningún acuerdo.

“Estamos abiertos a todas las iniciativas y propuestas, pero cualquier acuerdo debe basarse en el fin de la agresión y la retirada completa de la ocupación de la Franja de Gaza”, declaró Abu Zuhri.

Una de las ofertas de Israel es poner fin a la guerra si Hamas retira de Gaza a seis altos dirigentes, afirmó una séptima fuente, un alto cargo de Hamas. Sin embargo, Hamás rechazó “absolutamente” la propuesta, dijo.

La fuente añadió que la lista incluía a los autores intelectuales de los ataques de Hamas contra Israel del 7 de octubre, Yahya Sinwar y Mohamed al-Deif, que son los principales objetivos de Israel para matar o capturar en la guerra y se cree que están escondidos en las profundidades de la extensa red de túneles de Hamás bajo Gaza.

Reuters no pudo confirmar inmediatamente esta propuesta con fuentes israelíes. La oficina del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, declinó una petición de comentarios sobre la propuesta o sobre las negociaciones en general. Según grabaciones filtradas a la cadena de noticias israelí N12, Netanyahu dijo que a principios de enero se estaba discutiendo un escenario de “rendición y exilio”.

Netanyahu bajo presión

Casi cuatro meses después del ataque de Hamas contra el sur de Israel en el que murieron unas 1.200 personas, la ofensiva israelí en Gaza aún no ha eliminado a los altos dirigentes de Hamas ni su capacidad de lucha, pese a haber arrasado gran parte del enclave costero y matado a más de 25.000 palestinos.

Netanyahu reiteró esta semana que sólo una “victoria total” sobre Hamas pondría fin a la guerra, pero está sometido a una presión cada vez mayor para alcanzar un acuerdo, incluso por parte de miembros de su gabinete de guerra y de las familias de los cerca de 130 rehenes que permanecen cautivos desde la incursión de Hamas.

El ejército israelí sufrió el lunes el mayor número de bajas diarias de su ofensiva contra Gaza, con 24 víctimas mortales, 21 de ellas en un ataque con granadas propulsadas por cohetes (RPG) en el centro de Gaza y tres en otros lugares.

Cinco de las fuentes dijeron que Israel se había negado a discutir cualquier final de la guerra que no incluyera el desmantelamiento de Hamas. No especificaron si el exilio de los dirigentes cumpliría ese requisito.

El portavoz del gobierno israelí, Eylon Levy, declaró en una conferencia de prensa el martes que se estaban realizando esfuerzos para asegurar la liberación de los rehenes. Dijo que Israel no aceptaría un acuerdo de alto el fuego que dejara a Hamás en el poder en el enclave.

Qatar y Washington desempeñaron un papel decisivo en la negociación de una tregua de una semana en noviembre que condujo a la liberación de más de 100 rehenes y unos 240 prisioneros palestinos.

A partir del 28 de diciembre, los negociadores qataríes enviaron el marco de un nuevo acuerdo a Hamas e Israel, pidiendo a ambas partes que indicaran qué estaban dispuestas a aceptar, dijo el funcionario informado sobre las negociaciones.

Cuando las dos partes respondieron a principios de este mes, Hamas buscaba una tregua que durara varios meses, mientras que Israel quería que todos los rehenes fueran liberados en semanas, aseguró el funcionario.

En las últimas semanas, mediadores estadounidenses y qataríes han acercado a las dos partes para acordar el proceso de 30 días, que incluiría la liberación de todos los rehenes, la entrada de más ayuda en Gaza y la liberación de prisioneros palestinos, dijo el funcionario.

A pesar de la dificultad de salvar la distancia entre las posturas, una de las fuentes, informada de las conversaciones, describió las conversaciones como intensas y dijo que se podría llegar a un acuerdo “en cualquier momento”.

Esfuerzos diplomáticos de Estados Unidos

Washington está intensificando la presión diplomática para poner fin a la violencia. A principios de enero, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, viajó entre los Estados árabes e Israel en una frenética gira destinada a encontrar una salida al derramamiento de sangre.

Sin embargo, Hamas busca garantías de que Israel no reanudará el conflicto, según afirmaron una fuente estadounidense informada del asunto y el funcionario palestino.

Hamas quiere que Estados Unidos, Egipto y Qatar garanticen la aplicación, y le preocupa que el gobierno de Netanyahu reanude los combates una vez que Hamas libere a los rehenes civiles, aunque los soldados israelíes sigan cautivos, dijo el funcionario palestino.

Durante esta ronda, Hamas había solicitado la liberación de todos los prisioneros palestinos de las cárceles israelíes, incluidos los que participaron en los atentados del 7 de octubre, dijo la fuente estadounidense. El funcionario informado de las conversaciones indicó que Hamas había suavizado desde entonces esa exigencia, a la que probablemente se opondría con vehemencia Israel.

Hamas cree que antes de hablar seriamente de un alto el fuego a largo plazo, Israel quiere concluir sus operaciones en Khan Younis, la ciudad del sur de Gaza que ha sido testigo de la ofensiva y los combates más intensos de las últimas semanas, dijo el funcionario palestino.

Reuters no pudo establecer de inmediato el estado de las conversaciones sobre si las tropas y los blindados de Israel permanecerían en Gaza durante cualquier alto el fuego prolongado.