DEPORTES

Una estrella de la NBA recibió una de las sanciones más duras tras dar positivo por dos sustancias en un control antidopaje

Tristan Thompson comenzará a cumplir el castigo este miércoles, cuando su equipo (Cleveland Cavaliers) visite a los Milwaukee Bucks

La NBA ha impuesto una sanción drástica a Tristan Thompson, pívot de los Cleveland Cavaliers, con una suspensión de 25 partidos tras dar positivo en un control de antidopaje. El jugador, que ha destacado a lo largo de su carrera en la liga y fue pieza clave en la consecución del campeonato de la NBA con los Cavs en 2016, ha quedado en el centro de la polémica tras la detección de Ibutamoren Ligandrol en su organismo.

Estas sustancias, catalogadas como mejoradoras del rendimiento físico, están estrictamente prohibidas según el código antidrogas de la NBA y la Asociación de Jugadores de la NBA (NBAPA). El consumo de Ibutamoren y Ligandrol suele estar vinculado con el ambiente de fisicoculturismo y levantamiento de pesas por sus notables efectos sobre la masa muscular y la fortaleza ósea.

El Ibutamoren favorece la secreción de la hormona del crecimiento, optimizando el crecimiento muscular, la pérdida de grasa y el tiempo de recuperación. Mientras tanto, el Ligandrol, conocido como LGD 4033, es reconocido por su potencial para generar masa muscular rápidamente y elevar la actividad anabólica.

Con 32 años y un recorrido que incluye a equipos de la talla de Boston Celtics, Sacramento Kings, Los Ángeles Lakers, Chicago Bulls e Indiana Pacers, Thompson afrontará las consecuencias de sus acciones quedándose fuera de las canchas durante la duración de su sanción, sin derecho a recibir su salario habitual. La ausencia del jugador se notará desde este miércoles, iniciando en el enfrentamiento entre los Cavaliers y los Milwaukee Bucks.

El nivel de la sanción está entre los más altos que impone la liga. Para establecer un paralelismo, Ja Morant recibió un castigo idéntico tras el escándalo de sus vídeos con armas. El ex New Orleans Pelicans, Didi Louzada, también fue suspendido por 25 partidos tras violar el protocolo antidrogas en 2021. Este tipo de sanciones demuestra el compromiso de la NBA con la limpieza y la fair play dentro del deporte, mandando un mensaje contundente al resto de los jugadores y a la afición sobre las consecuencias de incumplir con las normativas de sustancias prohibidas.

Sin comentarios hasta el momento por parte de Tristan Thompson o del equipo de los Cavs, el suceso tomó por sorpresa a la comunidad del baloncesto. Thompson, quien ha retornado recientemente a Cleveland tras jugar para diversas franquicias, es considerado un ícono por los aficionados locales. Su papel en el histórico campeonato de 2016 es recordado como una de las actuaciones más destacadas que culminaron en la obtención del ansiado título, el primer logro deportivo profesional mayor de la ciudad desde 1964.

En su segunda etapa con los Cavaliers, quienes lo seleccionaron originalmente como la cuarta elección general en el Draft de 2011, Thompson mantuvo un promedio de 3.8 puntos y 3.9 rebotes en 12 minutos por juego esta temporada.

Los Cavaliers, disfrutando de una racha de ocho victorias consecutivas y con el refuerzo del canadiense como agente libre antes de esta temporada, tendrán que afrontar los siguientes partidos sin uno de sus jugadores más experimentados, mientras acometen las aspiraciones que tienen en la actual campaña.