MUNDO

La guerra de Medio Oriente, en constante expansión

Ya son diez los países implicados en los combates

Si se dibujara un diagrama de quién dispara a quién en Medio Oriente, se parecería cada vez más a un bowl de espaguetis. Lo que comenzó en octubre como una guerra entre Israel y Hamas ha arrastrado ahora a militantes de otros cuatro Estados árabes. Irán, Israel y Jordania bombardearon Siria este mes. Irán también bombardeó inesperadamente Pakistán, que debe haberse preguntado cómo se ha visto arrastrado a este lío

A punto de cumplirse el quinto mes, la guerra de Gaza parece lejos de llegar a su fin, a pesar de la creciente sensación en Israel de que los combates se han empantanado. El ejército israelí aún no ha encontrado a los principales dirigentes de Hamas ni a la mayoría de los rehenes israelíes que siguen en su poder. A los funcionarios de seguridad israelíes les preocupa que la negociación socave los logros militares conseguidos.

Desde el 7 de octubre, las tres potencias más fuertes de Medio Oriente han tenido que reevaluar sus doctrinas de seguridad. La primacía militar de Israel se ha visto sacudida. Los representantes de Irán se han convertido en un lastre para su patrón. Y Estados Unidos se ha visto arrastrado de nuevo a una región que quería abandonar. Nadie está seguro de cómo proceder. Mientras la guerra de Gaza se prolonga, un conflicto regional más turbio sigue expandiéndose.

El 20 de enero, las milicias iraquíes apoyadas por Irán dispararon una gran salva de cohetes y misiles balísticos contra la base aérea estadounidense de al-Asad, en el oeste de Irak. La mayoría fueron interceptados por las baterías de defensa antiaérea Patriot, pero algunos alcanzaron la base e hirieron a estadounidenses e iraquíes. La andanada siguió a días de ataques iraníes en toda la región: contra supuestos terroristas en Siria Pakistán, y contra una supuesta base de espionaje israelí en el Kurdistán iraquí (matando a un empresario kurdo que estaba en casa con su familia). El ataque a Pakistán provocó un ataque de represalia contra Irán, aunque ambas partes parecen ahora dispuestas a evitar nuevos enfrentamientos.

Estos incidentes son señal de un profundo malestar en el régimen iraníIsrael está librando una guerra no tan secreta contra él, asesinando a miembros de su Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica en Siria y a comandantes de Hezbollah, una milicia chiíta respaldada por Irán, en Líbano. Mientras tanto, en su propio país, una serie de atentados terroristas han sacudido al gobierno iraní, entre ellos un doble atentado suicida reivindicado por los yihadistas del Estado Islámico en el que murieron unas 100 personas.

Durante décadas, Irán ha cultivado una red de milicias para proyectar su poder en la región. Sin embargo, ahora se esfuerza por desplegarlas al tiempo que se mantiene al margen del conflicto. Ha aceptado tácitamente el golpe de Hamas, que parece haber llevado a cabo su masacre en Israel sin alertar a sus patrocinadores iraníes. Irán se ha mostrado reacio a desatar a Hezbollah, su apoderado más eficaz, no sea que Estados Unidos Israel golpeen directamente a Irán. Los ataques a la navegación comercial por parte de los hutíes de Yemen han llevado a una coalición militar liderada por Estados Unidos al Mar Rojo. A Irán le gustaría obligar a Israel a un alto el fuego en Gaza y expulsar a las tropas estadounidenses de la región. Hasta ahora, sus representantes han conseguido lo contrario.

Sin embargo, Estados Unidos también está intentando encontrar un equilibrio. El presidente Joe Biden se ha mostrado cauto: no quiere verse arrastrado a otra guerra en Medio Oriente, y menos en un año electoral. En Irak Siria, las fuerzas estadounidenses responden con mucha menos frecuencia de la que son atacadas. La campaña estadounidense contra los hutíes comenzó tras repetidas advertencias al grupo y una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condenaba sus ataques a la navegación. Biden admite que los ataques no han disuadido a los hutíes, pero también afirma que continuarán.

Su mayor esperanza es que Israel ponga fin pronto a su guerra en Gaza, algo que muchos de sus aliados llevan meses exigiendo. Yisrael Katz, ministro de Asuntos Exteriores de Israel, se reunió con sus homólogos europeos el 22 de enero para discutir qué pasará después de la guerra. Diplomáticos en Bruselas dijeron que las dos partes hablaron más de la cuenta. Los europeos querían hablar de quién gobernaría y reconstruiría Gaza, y de cómo podrían buscar una solución de dos Estados entre israelíes y palestinos.

El Sr. Katz, sin embargo, promocionó un proyecto para construir una isla artificial frente a la costa de Gaza que serviría como puerto marítimo, algo que promovió durante un período como ministro de Transporte en 2017. Sus interlocutores se quedaron atónitos: “Esto no tenía mucho que ver con lo que estábamos discutiendo”, dijo Josep Borrell, el máximo diplomático de la UE.

Los Estados árabes, mientras tanto, promueven en voz baja su propio plan para poner fin a la guerra. Arabia Saudí aceptaría normalizar las relaciones con Israel a cambio de comprometerse a crear un Estado palestino. Los Estados del Golfo no quieren cargar con la responsabilidad de una Gaza en ruinas, pero están dispuestos a apoyar a la Autoridad Palestina, que gobierna partes de Cisjordania, si reanuda el control en Gaza.

El plan es una posibilidad remota, entre otras cosas porque Benjamin Netanyahu, el primer ministro israelí, se opone desde hace tiempo a la creación de un Estado palestino. Después de que Biden hablara con él a principios de este mes, el presidente sugirió que Netanyahu podría estar dispuesto a crear una Palestina desmilitarizada: “Creo que podremos llegar a un acuerdo”.

El caos en el Mar Rojo sólo ha causado daños económicos modestos a Israel. La mayor parte de su comercio marítimo pasa por puertos del MediterráneoEgipto ha pagado un precio mayor: ha visto una reducción del 40% en los ingresos del Canal de Suez, una fuente vital de divisas. Esto se ha sumado a los temores de una posible cesación de pagos en un país que lucha contra la escasez de dólares y está enterrado bajo una pila de deuda pública (93% del PIB). La libra egipcia ha caído a alrededor de 60 por dólar en el mercado negro, frente a 50 el mes pasado y un 50% por debajo del tipo oficial.

Egipto no cree que los ataques liderados por Estados Unidos contra los hutíes disuadirán al grupo de sus ataques a los barcos. Para Abdel-Fattah al-Sisi, el presidente del país, la única manera de que su canal vuelva a funcionar es un alto el fuego en Gaza. Con ese fin, Egipto ha tomado la iniciativa en las conversaciones indirectas entre Israel Hamas, aunque el canal qatarí también sigue abierto.

El acuerdo que Egipto está promoviendo se produciría en dos etapas. La primera sería una liberación “humanitaria” de rehenes civiles a cambio de una tregua que podría durar varias semanas, tal vez incluso uno o dos meses. Israel también liberaría a cientos de prisioneros palestinos. La segunda etapa liberaría a los soldados israelíes cautivos a cambio de un alto el fuego total, una retirada israelí de Gaza y la liberación de aún más palestinos, probablemente miles de ellos.

Estas condiciones están dividiendo al gobierno israelí. Su ala más pragmática, encabezada por Benny Gantz, ex ministro de Defensa que se unió al gabinete de guerra en octubre, apoya una larga tregua para liberar a los rehenes. Este grupo quiere combinar eso con negociaciones para un nuevo gobierno en Gaza: dejar a Hamas en el poder sería un anatema para la mayoría de los israelíes. Pero los socios derechistas de la coalición de Netanyahu se oponen rotundamente a cualquier alto el fuego. Bezalel Smotrich, el Ministro de Finanzas, dijo el 24 de enero: “No podemos aceptar detener la guerra en esta etapa por un período tan largo”.

Girando y girando

Netanyahu, como de costumbre, está evadiendo mientras intenta mantener a ambas partes de su gobierno a bordo. En público promete “continuar hasta la victoria total”. En privado, ha permitido que los representantes de Israel sigan negociando. Pero es poco probable que haga algo que pueda ahuyentar a la extrema derecha, sin la cual no habría regresado al poder en diciembre de 2022.

Hamas también está dividido sobre el acuerdo. Sus líderes políticos, que viajan entre Doha El Cairo para mantener conversaciones, están a favor de aceptar la primera etapa del acuerdo: son conscientes de que mantener rehenes civiles sigue dañando su causa. Pero los líderes de Gaza quieren una retirada israelí antes de otra liberación de rehenes. Su exigencia de que Israel libere a los militantes de Hamas que participaron en la masacre de octubre es otro posible factor decisivo, ya que es muy poco probable que Israel acepte esa condición.

Sin embargo, es posible que Netanyahu tenga que tomar una decisión pronto. En una entrevista transmitida el 18 de enero, Gadi Eisenkot, miembro del gabinete de guerra y ex jefe del ejército, insinuó una presión para celebrar elecciones anticipadas. “Necesitamos, dentro de unos meses, volver al votante israelí y renovar la confianza”, dijo. Ahora es cuestión de tiempo que se disuelva el gabinete de guerra de emergencia. Las protestas en las ciudades israelíes están aumentando. Muchos están encabezados por familias de rehenes que piden un alto el fuego y la renuncia de Netanyahu. Es probable que sus socios centristas abandonen la coalición si no obtienen pronto una respuesta sobre el acuerdo de rehenes y la estrategia de posguerra de Israel. “Hasta entonces, todo está estancado”, dice un agente de seguridad israelí. “Los líderes políticos no tomarán una decisión y, si no lo hacen, muchos de los logros que logramos a un gran costo se verán erosionados”.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.