LATINOAMÉRICA

Las fuerzas militares estadounidenses podrán realizar operaciones marítimas y aéreas en Ecuador

Esto se contempla en un acuerdo suscrito por ambas naciones. La Corte Constitucional dio luz verde a la entrada en vigencia del instrumento, siempre y cuando el presidente Daniel Noboa lo ratifique

La Corte Constitucional ha avalado el acuerdo suscrito por Ecuador y Estados Unidos para operaciones contra actividades marítimas transnacionales ilícitas que prevé operaciones entre las milicias de ambos países para contrarrestar actividades marítimas transnacionales ilícitas, incluyendo el tráfico de drogas, migrantes, armas de destrucción masiva y la pesca ilegal. El instrumento fue suscrito por el ex presidente Guillermo Lasso y deberá ser ratificado por el actual Jefe de Estado, Daniel Noboa. El alto tribunal constitucional indicó que no se necesitará la aprobación del Legislativo para que el acuerdo entre en vigencia

La meta fundamental es que ambas naciones puedan prevenir, identificar, combatir, impedir e interceptar las actividades marítimas transnacionales ilícitas, respondiendo a la urgente necesidad de combatir el crimen organizado a nivel transnacional. Asimismo, establece el marco normativo para aeronaves, autoridades, agentes y buques de las fuerzas del orden o instituciones de ambos países, los cuales deben ser claramente identificables y contar con la autorización respectiva de su Estado correspondiente.

Los principales puntos del acuerdo

Los gobiernos ecuatoriano y estadounidense, según lo suscrito, deberán desarrollar un programa de operaciones marítimas combinadas y designarán a los efectivos militares de cada país para que sean “agentes a bordo en un buque” de la nación socia. Dichos agentes podrán actuar y autorizar la persecución en contra de embarcaciones sospechosas que se dirigen hacia su país. También podrán realizar patrullajes en el mar territorial de su nación y mantendrán “todo registro o incautación de bienes, toda detención de personas, y uso necesario de la fuerza”.

El artículo 4 del acuerdo de cooperación indica que Estados Unidos podrá realizar operaciones contra actividades marítimas ilícitas en el mar territorial de Ecuador solo cuando exista la autorización del Estado ecuatoriano para hacerlo. Esa autorización podría concederse cuando una embarcación sospechosa se dirija a Ecuador, cuando un buque sospechoso esté dentro del mar ecuatoriano, cuando se detecten actividades de pesca ilegal en la zona económica exclusiva de Ecuador o cuando la Fuerza Naval no posea una unidad que pueda ejercer el control de una embarcación sospechosa con pabellón ecuatoriano.

En cuanto a las operaciones aéreas, el Ministerio de Defensa podrá autorizar operaciones de la Fuerza Aérea estadounidense en tres casos: por tránsito; para aterrizar y permanecer temporalmente en la Base Aérea Simón Bolívar y otros aeropuertos; y para transmitir órdenes de la Fuerza Aérea Ecuatoriana a aeronaves sospechosas para que aterricen en Ecuador.

Ecuador concederá al personal militar estadounidense los privilegios e inmunidades que suelen tener los miembros acreditados de las misiones diplomáticas que están en el país. Según el acuerdo: “Las Partes considerarán el emplazamiento de personal de enlace e investigadores en el cuerpo de personal de la Embajada o de grupos militares con el fin de facilitar investigaciones de las fuerzas del orden, enjuiciamientos e intercambio de información de conformidad con el presente Acuerdo”.

“Tenemos varias cosas que hemos hecho muy recientemente con Ecuador. Por ejemplo, la Hoja de Ruta de Asistencia de Seguridad, llamada ESAR, con Ecuador. Y solo hay otro país en la región con el que tenemos firmada esta hoja de ruta. Eso implica un plan de cinco años, establece la hoja de ruta para la cooperación en materia de seguridad que haremos. Hemos creado un grupo de trabajo de defensa bilateral y así hacemos intercambios entre el Pentágono y Ecuador”, dijo la comandante del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM), general Laura Richardson al medio ecuatoriano Primicias.

Estos acuerdos, indicó la comandante, permitirán más presencia militar estadounidense en Ecuador para “cooperación en materia de seguridad, de los equipos de capacitación móviles, de los intercambios temáticos, los intercambios de pequeñas y medianas empresas, etc”. Richardson explicó a Primicias que, por ejemplo, la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial Sur para la detección y el seguimiento del tráfico ilícito de drogas, marítimo y aéreo, con sede en Key West (Florida) realiza misiones en Galápagos debido a las actividades ilícitas que han detectado alrededor del archipiélago.