LATINOAMÉRICA

Lula destituyó al subdirector de inteligencia de Brasil acusado de obstrucción en investigación por espionaje.

La medida fue publicada en el boletín oficial, luego de que el mandatario brasileño manifestara su desconfianza hacia Alessandro Moretti en una entrevista radial

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, destituyó este martes al director adjunto de los servicios de inteligencia del país, Alessandro Moretti, señalado por obstruir una investigación policial sobre una presunta red de espionaje ilegal durante el Gobierno de Jair Bolsonaro.

La medida fue publicada en el boletín oficial, luego de que Lula da Silva manifestara su desconfianza hacia Moretti en una entrevista radial.

Lula dijo que Moretti mantenía una “relación” con Alexandre Ramagem, el ex jefe de la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin) que es objeto de una pesquisa de la Policía Federal por supuestamente haber espiado a opositores de Bolsonaro cuando este era presidente.

Si eso es verdad (la relación entre Moretti y Ramagem), y eso se está comprobando, no hay ambiente para que ese ciudadano siga en la Policía”, afirmó Lula.

Los investigadores sospechan que la agencia utilizó un software israelí llamado FirstMile para espiar a cientos de políticos y figuras públicas durante la presidencia de Bolsonaro (2019-2022).

El ex mandatario aseguró sentirse “perseguido” por el actual gobierno. “Es una tontería”, contestó Lula este martes en diálogo con la radio CBN de Recife (noreste).

Marco Aurelio Chaves Cepik fue nombrado como nuevo director adjunto de la agencia de inteligencia.

Según un documento del juez de la Corte Suprema, Alexandre de Moraes, la Policía Federal indicó que Moretti les comunicó a algunos de los investigados que la operación tenía un “trasfondo político” y que “se acabaría”.

Los agentes sostuvieron que esa actitud no era la “esperada” de un comisario de policía y que las declaraciones incidieron en la “gravedad percibida” de los hechos imputados.

Entre los investigados está Carlos Bolsonaro, hijo del ex mandatario, quien declaró este martes ante la Policía por unos mensajes de Whatsapp en los que una asesora supuestamente solicitaba a la dirección de la Abin información reservada sobre casos que involucraban a la familia del entonces gobernante.

El lunes, los agentes policiales allanaron varias oficinas y domicilios de Carlos Bolsonaro, entre ellos una casa en la playa donde se encontraba con su padre.

Los Bolsonaro han negado la existencia de una “Abin paralela” para fines políticos y han criticado al juez Alexandre de Moraes por ordenar el registro contra Carlos.