INMIGRACIÓN

“Las cosas se están saliendo de control”: Denver al borde de una crisis causada por miles de inmigrantes

Miles de inmigrantes indocumentados que han llegado a Denver, Colorado, en el último año, hacen colapsar los refugios y las ayudas humanitarias para atender sus necesidades. Mientras la municipalidad pide ayuda al gobierno federal, autoridades locales y activistas hacen lo imposible por llevar abrigo y comida a los solicitantes de asilo, la mayoría de ellos venezolanos.

“Las cosas se están saliendo de control aquí en Denver (Colorado)”, dice a Univision Noticias Georgina Millán, una activista que lleva más de 20 años trabajando con la comunidad inmigrante en ese estado del centro norte del país. “No sabemos de quién es la culpa de esta tragedia, pero dudo que alguna ciudad de Estados Unidos haya estado preparada para recibir a tantos inmigrantes en tan corto tiempo bajo un sistema que se encuentra roto”, agregó.

Millán indica que la situación comenzó en mayo del año pasado cuando el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, comenzó a enviar autobuses con inmigrantes hacia estados del norte gobernados por demócratas, entre ellos Nueva York, Illinois y Colorado.

Bajo el amparo de la Operación Estrella Solitaria (Lone Star), Abbott asegura que desde 2022 ha trasladado “a más de 496,000 inmigrantes ilegales”. De ellos, 15,900 a Denver. Otros destinos son Washington DC, Nueva York, Chicago, Philadelphia y Los Ángeles.

“Esta gente necesitada está por todas partes”, señala Millán. “Uno los encuentra en las afuera de los supermercados pìdiendo dinero para comer, duermen debajo de los puentes en frágiles tiendas de campaña soportando temperaturas por debajo de los 20 grados Fahrenheit, no tienen agua, no tienen suficientes baños y hay muchos niños viviendo en estas condiciones extremas”.

Un reciente reporte de Univision Noticias reveló que en muchos casos los inmigrantes trasladados desde la frontera encuentran en refugios una primera opción para protegerse del frío y pasar las noches, pero a partir del 5 de febrero las autoridades limitarán el número de días que los inmigrantes podrán permanecer en los albergues.

“No tienen otro lugar a donde ir”, advierte Millán. Reconocemos que el alcalde de la ciudad está haciendo hasta lo imposible por ayudarlos, “pero no hay recursos, ni en la ciudad, el estado o por parte del gobierno federal para atender esta crisis humanitaria que se está yendo de las manos”.

Ya no hay espacio

Denver tiene unos 710,000 habitantes y en 2023 llegaron unos 40,000 inmigrantes, según un reporte de la cadena NBC News, lo que convirtió esa urbe en el principal destino per cápita de los inmigrantes recién llegados que cruzan la frontera sur de Estados Unidos y viajan hacia el norte en autobuses enviados por el gobierno de Texas.

La mayoría de los inmigrantes trasladados llegaron al país en busca de asilo, pasaron una primera fase de la entrevista de miedo creíble y el gobierno les permitió la entrada para que prosigan sus casos en los tribunales de inmigración y sea un juez quien resuelva sus futuros en Estados Unidos.

Pero debido a la acumulación de más de 3 millones de casos en la Corte de Inmigración (EOIR), los procesos demorarán más de tres años en ser resueltos. Mientras tanto, advierten activistas y abogados consultados por Univision Noticias, estas personas quedan expuestas a la pobreza y la indigencia porque el programa de asilo no contempla beneficios mientras dura el proceso migratorio-judicial.