INMIGRACIÓN

EEUU: La bancada republicana fracasa en su intento de someter a Mayorkas a un juicio político

La Cámara de Representantes fracasó en un posible proceso de destitución contra el secretario de Seguridad Nacional de EEUU, considerado por muchos un ataque profundamente partidista y muy inusual contra un funcionario del gabinete.

En un giro del guion inesperado, los republicanos de la Cámara de Representantes de EEUU no lograron este martes aprobar un proceso de destitución del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y tuvieron que abandonar una prioridad de alto perfil -por ahora- después de que algunos legisladores conservadores se negaron a aceptar la maniobra de su partido.

Finalmente varios republicanos ignoraron la disciplina de partido y optaron por votar contra el juicio político, lo que dejó la votación en un empate (215 a favor y 215 en contra) lo que detuvo temporalmente el impulso de los republicanos para castigar a la Administración Biden por su manejo de la frontera entre Estados Unidos y México. Debido al empate, es posible que la moción vuelva a ser votada en el futuro.

Con los demócratas unidos contra los cargos, los republicanos necesitaban casi todos los votos de su escasa mayoría para aprobar los artículos del impeachment.

El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, dijo que antes de la votación habló personalmente con quienes se resistían al proceso, pero reconoció de la dificultad de sacarlo adelante por tratarse de “una medida extrema”, aunque apuntó que “tiempos extremos exigen medidas extremas”, argumentó.

Los legisladores republicanos argumentaban que Mayorkas se ha “negado a cumplir” con las leyes de inmigración, lo que habría resultado en un aumento récord de inmigrantes en la frontera entre Estados Unidos y México, y ha “violado la confianza pública” con sus acciones y comentarios. Los demócratas consideraban los cargos falsos y difícilmente un motivo de juicio político.

“Esto es una total pérdida de tiempo”, dijo el congresista Joe Neguse, demócrata por Colorado, en una audiencia del lunes.

El juicio político a Mayorkas se sumó rápidamente a la agenda de la cámara baja después de que los esfuerzos republicanos para acusar a Biden por los negocios de su hijo, Hunter Biden, se estancaron y la investigación sobre la familia Biden se retrasó.

De haberse consumado, hubiera sido apenas la segunda vez en la historia de Estados Unidos hubiera sido sometido a juicio político. Hace 148 años, el secretario de Guerra, William Belknap, renunció poco antes de la votación.

“Está muy claro que el secretario Mayorkas ha elegido las leyes que va a aplicar”, dijo el congresista Mark Green, republicano por Tennessee y presidente del Comité de Seguridad Nacional, en una audiencia antes de la votación.

Los cargos de juicio político contra Mayorkas se presentan en un momento en que la seguridad fronteriza se convierte rápidamente en un asunto político importante para las elecciones de 2024, una tendencia de ataque particularmente agresiva dirigida al presidente Joe Biden por parte de los republicanos, encabezados por el precandidato que va a la cabeza en la contienda por la nominación presidencial, Donald Trump.

Un número récord de personas ha estado llegando a la frontera sur, muchas de ellas huyendo de países de todo el mundo, en lo que Mayorkas llama una era de migración global.

Muchos migrantes están solicitando asilo y siendo liberados condicionalmente en Estados Unidos, llegando a ciudades que no están preparadas para proporcionar vivienda y otro tipo de ayuda mientras esperan procedimientos judiciales que pueden tardar años para determinar si pueden quedarse en el país.