MUNDO

Amenaza de Irán: el régimen probó un misil balístico de largo alcance desde uno de sus buques de guerra

El comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, Hosein Salami, se jactó de que su poderío naval puede llegar “a cualquier parte del mundo”

El comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, Hosein Salami, ha anunciado este lunes la prueba con éxito del lanzamiento de un misil balístico de largo alcance desde uno de los barcos de la Armada iraní.

“Ha sido lanzado con éxito un misil balístico de largo alcance desde un buque militar de la Armada de la Guardia Revolucionaria en colaboración entre la Fuerza Aeroespacial de la Guardia Revolucionaria y la Armada de la Guardia revolucionaria”, ha explicado Salami en declaraciones recogidas por la agencia de noticias iraní Mehr.

“Este es un nuevo hito que aumenta el alcance nuestra influencia y poderío naval hasta cualquier punto que se desee porque nuestros buques oceánicos pueden llegar a cualquier parte del mundo”, ha añadido el responsable del cuerpo militar e ideológico de élite de las Fuerzas Armadas iraníes.

Irán ha empleado recientemente misiles para atacar posiciones “terroristas” en Siria y un centro de espionaje israelí en la región del Kurdistán iraquí.

A fines de enero, el régimen de Irán dijo que había lanzado tres satélites al espacio, dentro de un programa que según Occidente mejora los misiles balísticos de Teherán.

El lanzamiento también implicó un uso exitoso del cohete iraní Simorgh, que ha sufrido varios fallos en el pasado, según la agencia estatal de noticias IRNA.

El anuncio llegó entre tensiones agravadas en todo Oriente Medio por la guerra entre Israel y el grupo terrorista Hamas en la Franja de Gaza.

Aunque Irán no ha intervenido militarmente en el conflicto, ha enfrentado una creciente presión dentro de su teocracia para que responda a un letal ataque suicida cometido este mes por el grupo Estado Islámico, mientras grupos aliados de Teherán como los rebeles hutíes en Yemen hacen ataques relacionados con la guerra.

Imágenes publicadas por la televisora estatal iraní mostraban al cohete Simorgh despegando durante la noche. Un análisis de la agencia AP de las imágenes indicaba que se había producido en el puerto aeroespacial Imán Khomeini, en la provincia rural iraní de Semnan.

“El rugido del Simorgh resonó en el cielo de nuestro país y el espacio infinito”, dijo en la retransmisión Abbas Rasooli, presentador de la televisión estatal.

La televisora estatal identificó los satélites lanzados como Mahda, Kayhan-2 y Hatef-1. Mahda es un satélite de investigación, mientras que el Kayhan y el Hatef son nanosatélites de posicionamiento global y de comunicaciones, respectivamente.

El programa de Simorgh (Fénix) había sufrido cinco lanzamientos fallidos previos, dentro de una serie de reveses en los últimos años para el programa espacial civil iraní como incendios letales y la explosión de un cohete en una plataforma de lanzamiento que llamó la atención del ex presidente de Estados Unidos Donald Trump.

El Simorgh es un cohete de dos fases con combustible líquido que según Teherán está diseñado para poner satélites en órbita baja.

Sin embargo, el análisis global de riesgos de 2023 de la inteligencia estadounidense señaló que el desarrollo de vehículos de lanzamiento de satélites “reduce el plazo” para que Irán desarrolle un misil balístico intercontinental porque emplea una tecnología similar. Ese reporte mencionaba en concreto los Simorgh como posibles cohetes de doble uso.

(Con información de EP y AP)