MUNDO

Un grupo yihadista intentó tomar una base de la Guardia Revolucionaria en el sur de Irán: hay más de 20 muertos

El número de las bajas es casi tan grande como el de un ataque similar en diciembre, también reivindicado por y al que siguieron ataques aéreos de represalia contra el vecino Pakistán

Los ataques yihadistas en el sureste de Irán, cerca de Pakistán, mataron a 10 miembros del personal de seguridad iraní, informaron el jueves los medios estatales, duplicando la cifra anterior. El grupo Jaish al-Adl (Ejército de Justicia, en árabe) reivindicó la operación en su canal Telegram.

El número de muertos es casi tan grande como el de un ataque similar en diciembre, reivindicado por el mismo grupo y al que siguieron ataques aéreos de represalia contra territorio del vecino Pakistán.

Los combates ocurrieron en la provincia de Sistán-Baluchistán, que durante años ha enfrentado disturbios que involucran a bandas de narcotraficantes, rebeldes de la minoría baluchi y extremistas musulmanes suníes.

“El caso de los ataques terroristas se cerró con el martirio de 10 miembros de las fuerzas de seguridad” y el asesinato de 18 “terroristas”, informó la televisión estatal.

Majid Mirahmadi, viceministro del Interior, había dicho anteriormente al canal que cinco miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y de la policía murieron durante dos ataques nocturnos contra una base de la Guardia en Rask y un puesto de policía en Chabahar.

“Los terroristas habían planeado tomar bases militares”, dijo más tarde Mirahmadi a la televisión estatal, añadiendo que “ninguno de ellos sobrevivió” a los enfrentamientos.

Advirtió que el número de muertos podría aumentar ya que algunos de los miembros de las fuerzas de seguridad heridos en los ataques “no se encontraban en condiciones favorables”.

Añadió que los agresores parecían ser extranjeros, sin dar más detalles.

El número de agresores muertos en los enfrentamientos también aumentó respecto a los 15 que había anunciado por televisión el general Mohammad Pakpour, jefe de las fuerzas terrestres de la Guardia.

Jaish al-Adl

El grupo yihadista que reivindicó los ataques tiene sede en Pakistán y es una organización rebelde musulmana sunita, formada en 2012. Está catalogada como grupo “terrorista” por Irán y también por Estados Unidos.

Jaish al-Adl reivindicó un ataque en diciembre que mató a 11 agentes, uno de los ataques más mortíferos en años, en una comisaría de policía en la ciudad de Rask, en Sistán-Baluchistán.

El grupo reivindicó otro ataque a una comisaría de policía en Rask en el que murió un agente el 10 de enero.

Una semana después, Irán dijo que había tomado represalias con misiles y ataques con aviones no tripulados contra Jaish al-Adl en la frontera con Pakistán. Islamabad luego dijo que había llevado a cabo ataques aéreos contra separatistas étnicos dentro de Irán.

Los ataques iraníes mataron al menos a dos niños, según Pakistán, mientras que los ataques de Pakistán dejaron al menos nueve personas muertas en Irán, según la agencia oficial de noticias IRNA.

El inusual intercambio transfronterizo aumentó las tensiones regionales durante la guerra entre Israel y Hamas en la Franja de Gaza, pero a finales de enero los dos países intentaron aliviar la presión.

La porosa región fronteriza de Baluchistán está dividida entre Irán y Pakistán.

La empobrecida provincia de Sistán-Baluchistán, que también limita con Afganistán, es una de las pocas provincias mayoritariamente suníes en el Irán dominado por los musulmanes chiíes.

(Con información de AFP)