LATINOAMÉRICA

Los ministros de la Corte Suprema chilena gastaron en 2023 más de USD 1,2 millones en choferes, gasolina y secretarios privados

Los 18 integrantes del máximo tribunal sumaron gastos de combustible por casi USD 64 mil, sueldos a sus choferes por USD 470 mil, otros USD 720 mil en secretarios privados y USD 16 mil en viáticos y pasajes

(Desde Santiago, Chile) A mediados de febrero pasado, los 18 ministros de la Corte Suprema chilena, que pretendían cambiar sus actuales automóviles Toyota Camry por unos lujosos Lexus desembolsando la friolera cifra de USD 1 millón, tuvieron que dar marcha atrás luego de desatarse la polémica por el gasto, considerado excesivo por moros y cristianos.

Sin embargo, los jueces del más alto tribunal del país mantienen una gran cantidad de beneficios, como asignación por combustible, choferes, secretarios privados, viáticos y pasajes, que el año pasado rondaron los USD 1,2 millones.

Una revisión a dichos gastos dan cuenta que los 18 integrantes de la Suprema sumaron gastos de bencina por casi USD 64 mil, otros USD 470 mil en sueldos a sus choferes, USD 720 mil en secretarios privados, amén de USD 16 mil en viáticos y pasajes, según datos obtenidos por la Unidad de Investigación de BioBioChile mediante una solicitud de Transparencia.

Combustible

De acuerdo a lo establecido por el Consejo Superior de la Corporación Administrativa del Poder Judicial, mensualmente se otorga a cada ministro un monto fijo para el financiamiento de gasolina. A la fecha, el monto es de USD 455 al presidente y USD 285 a los ministros. No se entrega mediante una tarjeta asociada a una gasolinera, sino que directamente a ellos.

En suma, el titular de la Suprema tiene asignado un presupuesto de USD 5.430 al año, mientras que cada ministro recibe USD 3.400, lo que se traduce en un total anual de USD 63 mil entre los 18 integrantes del máximo tribunal.

También disponen de un presupuesto anual para el pago por circular por las autopistas concesionadas del país, con un tope máximo de unos USD 34 mil, aproximadamente.

Cabe destacar que dichos montos son similares a los que suelen manejar los parlamentarios en el Congreso. Durante 2023, en medio de una de las polémicas por el descontrol en el gasto de bencina de los diputados, el sitio de investigación periodística Ciper detalló que dicha Corporación desembolsaba en torno a los USD 80 mil mensuales en combustible, lo que en promedio llega a unos USD 530 por congresista. Es decir, por sobre el máximo que tienen asignado los ministros(as) del Poder Judicial (PJUD).

Choferes y secretarios

Además de la bencina, cada uno de los integrantes de la Suprema tiene asignado un chofer y un secretario privado.

El chofer del presidente de la entidad recibió en 2023 un ingreso bruto mensual de USD 2.230, como funcionario grado XII de la Escala de Sueldos del Personal de Empleados, mientras que los conductores de los demás ministros reciben poco más de USD 2.100 como funcionarios grado XIII de dicha escala. De ese modo, el gasto anual en choferes en 2023 llegó a los USD 470 mil.

Pese que esos montos fueron confirmados desde el propio Poder Judicial y así figuran también en la plataforma de Transparencia Activa, desde la institución señalaron que los montos por el pago a conductores de los ministros y ministras de la Corte Suprema son como máximo USD 1.860 para chofer de presidente y USD 1.760 para los demás.

Como servicio anexo, los supremos también cuentan con su respectivo secretario privado, que acostumbran a ser abogados de profesión. Todos tienen el suyo, excepto el ministro Jean Pierre Matus, quien desde agosto 2023 no cuenta con apoyo de secretario.

Cada profesional recibió en 2023 una renta bruta mensual de USD 3.400, como funcionario grado X de la Escala de Sueldos del Personal Superior. De este modo, durante todo el año pasado, el gasto en sueldos a dichos funcionarios totalizó los USD 723 mil.

Adicionalmente, desde el Poder Judicial subrayan que los choferes y secretarios no son de designación exclusiva de los ministros, sino funcionarios nombrados por concurso, los cuales el PJUD pone a disposición y les paga directamente.

Viáticos y pasajes

Como parte de su función, a los ministros de la Corte Suprema también les corresponde visitar las distintas Cortes de Apelaciones del país.

Por esa razón, durante 2023 registraron un total de 63 viajes, la mayoría de ellos a capitales regionales, como Arica, Iquique, Antofagasta, La Serena, Valparaíso, Rancagua, Chillán, Concepción, Temuco, Puerto Montt y Punta Arenas.

Obviamente, a los tribunales de alzada más cercanos acuden en los vehículos que tienen asignados, mientras que a las más lejanas acuden en avión.

Con todo, los viáticos rendidos fluctúan entre los USD 44 a los USD 331, y durante el año pasado sumaron un total de USD 7.223. En el caso de los pasajes aéreos, van desde los USD 149 mil hasta los USD 690.

En total, en viáticos registraron gastos por USD 7.220 y otros USD 9 mil en pasajes. Es decir, entre ambos ítem, sumaron USD 16 mil.

Desde el PJUD enfatizaron que los viáticos se encuentran regulados por las misma normas del sector público y se pagan sólo en caso que el ministro deba salir de Santiago por razones de servicio.

“No habría inconveniente”

La ministra de la Corte Suprema, Gloria Ana Chevesich, restó gravedad al asunto, indicando que estos recursos están contemplados en el presupuesto que es revisado por la Corporación Administrativa del Poder Judicial, y posteriormente aprobado por el Congreso, por lo que “no habría inconveniente”, señaló.

Una postura similar manifestó el ministro de Justicia, Luis Cordero, quien sostuvo que para poder emitir un juicio al respecto, es necesario hacer un seguimiento en detalle de los desembolsos.

“Habría que comparar ese valor con el año anterior, por ejemplo, o con los gastos que tiene el Ejecutivo o el Congreso. Por lo demás, son gastos que están autorizados por el Congreso,”, señaló la autoridad.

Cabe señalar que la glosa que considera “secretarios privados” corresponden, según fuentes del propio Poder Judicial, a personal y funcionarios del órgano de justicia, y no a personas contratadas por los ministros y ministras de manera directa, como ocurre con los asesores de los parlamentarios.

Con Información de evtv