SALUD Y BIENESTAR

La dieta cetogénica puede mejorar los síntomas en las personas con esquizofrenia y trastorno bipolar

Una nueva investigación del Stanford Medicine sugiere que ese tipo de alimentación, baja en carbohidratos y rica en grasas, podría ofrecer alivio a diagnosticados con graves trastornos psicológicos. El ensayo clínico fue pequeño pero mostró resultados prometedores

Una nueva investigación muestra que una dieta cetogénica que consiste en alimentos bajos en carbohidratos y ricos en grasas puede aliviar los síntomas de enfermedades mentales graves y reducir el aumento de peso y otros efectos secundarios de los medicamentos utilizados para tratarlas.

Un ensayo clínico, dirigido por investigadores de Stanford Medicine, reclutó a 23 pacientes diagnosticados con esquizofrenia o trastorno bipolar y les indicó que siguieran una dieta compuesta por un 10 por ciento de carbohidratos, un 30 por ciento de proteínas y aproximadamente un 60 por ciento de grasas.

Los medicamentos recetados para tratar enfermedades mentales graves pueden causar “importantes efectos secundarios metabólicos”, como resistencia a la insulina y aumento de peso, dicen los investigadores, y todos los pacientes estudiados padecían al menos una de estas afecciones.

Después de cuatro meses de dieta cetogénica, el 79 por ciento de los participantes mostró una “mejoría clínicamente significativa” en los síntomas psiquiátricos.

El estudio fue pequeño y relativamente corto, por lo que se necesita más investigación para determinar si los cambios en la dieta pueden tener un impacto significativo a largo plazo en los pacientes con esquizofrenia o trastorno bipolar. Pero los hallazgos son parte de un creciente conjunto de investigaciones que sugieren un poderoso vínculo entre la salud del cerebro y la dieta. La dieta cetogénica también se ha estudiado en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer y la epilepsia.

Los investigadores teorizan que la dieta puede mejorar los síntomas psiquiátricos al corregir los problemas metabólicos.

“La teoría de trabajo es que estamos proporcionando energía al cerebro que evita estos déficits metabólicos”, dijo Shebani Sethi, profesor clínico asociado de psiquiatría y ciencias del comportamiento en Stanford Medicine y autor principal del estudio.

Sethi dijo que los investigadores saben que una dieta cetogénica puede beneficiar al cerebro, pero en qué medida la dieta puede ayudar a la esquizofrenia o al trastorno bipolar, en particular, “realmente apenas está emergiendo”.

Los hechos

– Se pidió a los pacientes que redujeran su ingesta de carbohidratos a 20 gramos por día; comer una taza de verduras al día y dos tazas de ensalada al día; y beber ocho vasos de agua al día. Sethi dijo que alentó a los pacientes a usar aceites de aguacate (palta), coco y oliva, y a no tenerle miedo a la mantequilla. No se les dijo que contaran calorías. Los pacientes continuaron tomando los medicamentos recetados y se les asignó un asesor de salud.

– Para determinar qué tan bien seguían la dieta, los pacientes fueron monitoreados con análisis de sangre semanales. Catorce de los participantes siguieron la dieta y seis fueron “semi-adherentes”. Una persona no cumplió y dos más abandonaron el estudio.

– Los participantes mejoraron un promedio del 31 por ciento en una evaluación psiquiátrica de la gravedad de la enfermedad mental, una calificación llamada escala de Impresión Clínica Global.

– Aquellos que siguieron la dieta cetogénica perdieron en promedio el 12 por ciento de su peso corporal, redujeron la circunferencia de su cintura en un 13 por ciento y su tejido adiposo visceral (la grasa alrededor de los órganos) disminuyó en un 36 por ciento.

– Antes de comenzar la dieta, el 29 por ciento de los participantes tenía al menos tres de los cinco marcadores del síndrome metabólico, un conjunto de condiciones que en conjunto aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y otras enfermedades crónicas. Después de cuatro meses de dieta, ninguno de los participantes tenía síndrome metabólico.

Lo que dicen otros expertos

Uma Naidoo, psiquiatra nutricional y autora de “This is Your Brain on Food”, dijo que los hallazgos del ensayo clínico son “prometedores”, pero también es una pequeña cohorte de participantes y los resultados deben replicarse en estudios más amplios.

“No es un método único para todos. El hecho de que haya funcionado en un pequeño ensayo clínico para estos individuos, basado en lo que parece ser una ciencia bien pensada, no significa que funcionará para todos”, dijo Naidoo. “La psiquiatría nutricional es un campo emergente al que la gente debería prestar atención, pero eso no significa que no deban tomar medicamentos si su médico se lo sugiere”.

Drew Ramsey, psiquiatra nutricional y autor de “Eat to Beat Depression and Anxiety”, dijo en un correo electrónico que el estudio piloto es un “ensayo reflexivo y bien documentado”, pero que no hay un grupo de control ni aleatorización, “lo que necesita moderar nuestro entusiasmo”.

“Las grandes preguntas sobre la dieta cetogénica y los pacientes con enfermedades mentales graves tienen que ver con el cumplimiento, la sostenibilidad y los posibles efectos metabólicos negativos”, escribió Ramsey en un correo electrónico.

Fondo

Una dieta rica en grasas hace que su cuerpo queme grasa para obtener energía, en lugar de glucosa. Este proceso conduce a la producción de cetonas, un ácido que se produce cuando el cuerpo descompone la grasa. Las cetonas no dependen de la misma “maquinaria metabólica” que el cuerpo utiliza para convertir la glucosa en energía, dijo Sethi.

Los médicos utilizaron dietas cetogénicas (o ceto) hace más de un siglo para tratar la epilepsia. La dieta restrictiva, que evita el pan, la pasta y las frutas y verduras con almidón, ha alcanzado un atractivo más amplio en la última década, especialmente en TikTok e Instagram, ya que sus defensores afirman que puede conducir a la pérdida de peso.

Pero algunos expertos dicen que existe información errónea generalizada sobre los beneficios de la dieta, y la Asociación Estadounidense del Corazón dijo que la dieta a menudo puede causar un aumento en los niveles de colesterol LDL.

Los efectos secundarios comunes de cambiar a una dieta cetogénica incluyen dolores de cabeza, fatiga y estreñimiento. Los investigadores dicen que algunos participantes experimentaron estos efectos secundarios en las primeras tres semanas de la dieta.

La investigación sobre cómo una dieta cetogénica puede afectar las enfermedades psiquiátricas se encuentra “en sus primeras etapas”, dicen los investigadores. La dieta cetogénica ya ha sido estudiada para el tratamiento de la obesidad, la diabetes tipo 2 y la epilepsia. Según los investigadores que realizaron el ensayo clínico, “numerosos estudios” han demostrado que la dieta cetogénica puede tratar la epilepsia, especialmente en niños, y algunos pacientes “logran liberarse de las convulsiones a largo plazo”.

“La forma en que creemos que funciona para reducir las convulsiones en el cerebro es que estabiliza las membranas neuronales y reduce la inflamación”, dijo Sethi. “También proporciona un combustible alternativo a la glucosa porque quemamos glucosa o quemamos cetonas para obtener energía”.

La financiación del estudio piloto provino del Fondo de Investigación del Grupo Baszucki (cofundado por el fundador de Roblox, David Baszucki, y su esposa, Jan Ellison Baszucki), el Fondo Kuen Lau y la Fundación para el Tratamiento de la Obesidad.

Que sigue

El siguiente paso es realizar ensayos controlados aleatorios con más participantes, afirmó Sethi. Ya se están realizando algunos ensayos aleatorios, incluido uno en la Universidad de California en San Francisco.

Sethi dijo que también está interesada en estudiar si la dieta cetogénica podría afectar a las personas con bulimia o un trastorno por atracón.

Sethi dijo que una dieta cetogénica “no es para todos” y que una persona sólo debe comenzar una dieta cetogénica “bajo la supervisión de un médico”. “Tengo un enfoque personalizado sobre a quién se lo recetaría y por qué motivos”, dijo.

(c) 2024, El Washington Post