ECONOMÍA

Los mercados festejan la continuidad del superávit fiscal y los bonos tocan por primera vez los 60 dólares

Se consolida la baja del riesgo país, que ya está más cerca de perforar los 1.000 puntos. La posibilidad de volver a los mercados financieros también luce más cercana. Los números favorables de las cuentas públicas y la mejora del nivel de reservas entusiasman a los inversores

La semana arrancó eufórica para los activos argentinos, en lo que fue la previa a la cadena nacional del Presidente. Los inversores festejaron por adelantado el superávit fiscal del primer trimestre, que por otra parte ya había adelantado el propio Javier Milei durante el foro empresario organizado en Bariloche la semana pasada.

Las subas fueron muy marcadas y se acentuaron a partir del mediodía. En el caso de los ADR argentinos que cotizan en Wall Street hubo mejoras que en algunos casos llegaron a casi el 13%, como sucedió con Banco Supervielle, pero otras entidades no se quedaron atrás: Grupo Financiero Galicia trepó 9% y Macro cerró 7% arriba.

Las energéticas también operaron con mucha firmeza. Pampa Energía subió 7,3%, mientras que YPF trepó 7,5%, redondeando una gran jornada para los papeles argentinos.

Los bonos argentinos también brillaron y el riesgo país cayó más de 5,7% hasta los 1.148 puntos básicos. Se trata de un nivel que ni siquiera se había visto cuando Martín Guzmán logró reestructurar la deuda en 2020.

Hubo subas muy fuertes en acciones y bonos en el arranque de la semana. El mensaje de Javier Milei previsto para última hora entusiasmó a los inversores, que ven con optimismo los avances fiscales por parte del Gobierno como también la mejora del nivel de reservas internacionales. Además, ayudó un mejor clima en Wall Street

Posiblemente el dato más elocuente haya sido la nueva escalada del AL30 en dólares. Este título, que es el más buscado por los inversores, subió 4,5% y cerró rozando por primera vez desde su aparición los USD 60.

Se trata de un verdadero hito que no pasó desapercibido en el mercado, que observa como la deuda argentina rebota con una rapidez que pocos hubieran sospechado hace apenas algunos meses. Los bonos más largos también tuvieron una jornada favorable, con ganancias cercanas al 2%.

La mejora de la situación fiscal impacta de manera más directa en los bonos más cortos. Esto se explica porque el AL30 es el primero en amortizar y ya en julio cae su primera amortización de capital, además del pago de intereses.

En la medida que continúe esa consolidación de las cuentas públicas mejora la capacidad de repago por parte del Gobierno. Por lo tanto, también crece la posibilidad de que se sigan pagando los intereses y el capital de los bonos que van venciendo, lo cual vuelve más atractivos sobre todo los títulos de plazos más cortos.

En la medida que el riesgo país siga cayendo también crecen las chances de un regreso a los mercados financieros, aunque aún queda mucho camino por recorrer para lograrlo. Sin embargo, en la medida que se logre perforar los 1.000 puntos, algo que no luce imposible en absoluto, esa posibilidad crece fuertemente.

El FMI también contribuyó a la continuidad del buen clima financiero. El organismo indicó la semana pasada que estima una baja de la inflación al 150% este año, por debajo de las expectativas del mercado, mientras que la economía podría rebotar arriba del 5% en 2025. De la misma forma, la recuperación de las reservas netas, que ya habrían salido del terreno negativo, también juega a favor de la cotización de los bonos.

Obviamente que la mejora del clima internacional también jugó su parte. Wall Street tuvo una jornada muy favorable, con suba de todos los índices y en particular de las empresas tecnológicas, que son las que reflejan más rápido los cambios de humor del mercado. La semana pasada, por ejemplo, el índice Nasdaq había caído más de 5% ante rumores relacionados con la situación geopolítica en Medio Oriente y la inflación recalentada en Estados Unidos, que aleja las chances de una pronta baja de las tasas por parte de la Reserva Federal. Por lo pronto, la tasa del bono norteamericano se mantuvo sin cambio en 4,62% anual.

Aunque el discurso del Presidente se transmitió a la noche, durante la jornada se fueron consolidando las versiones en relación a los anuncios fiscales y el rumbo del Gobierno. En cambio, con el paso de las horas se fueron disipando algunos rumores sobre paquetes de ayuda millonarios que ya estarían casi cerrados para consolidar las reservas.

Con Información de infobae