INMIGRACIÓN

Estados Unidos y México implementarán de inmediato ‘medidas concretas’ contra cruces fronterizos irregulares

Los presidentes de EEUU, Joe Biden, y México, Andrés Manuel López Obrador, acordaron aplicar de inmediato medidas más estrictas para disminuir “significativamente” los cruces fronterizos irregulares.

Estados Unidos y México acordaron aplicar “medidas concretas” más estrictas para controlar la migración irregular a través de la frontera compartida, anunciaron este lunes en un comunicado los presidentes Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador.

Ambos mandatarios conversaron el domingo sobre el tema migratorio, entre los más importantes en la mente de los votantes estadounidenses este año electoral, durante una llamada telefónica en la que además discutieron el manejo eficaz de la frontera compartida entre ambos países.

“A corto plazo, los dos líderes ordenaron a sus equipos de seguridad nacional trabajar juntos para implementar de inmediato medidas concretas para reducir significativamente los cruces fronterizos irregulares y al mismo tiempo proteger los derechos humanos”, indica el texto compartido por la Casa Blanca.

Durante la conversación, ambos líderes también “se comprometieron a promover iniciativas para abordar las causas fundamentales de la migración en todo el hemisferio occidental”.

Funcionarios de la administración estadounidense no detallaron de momento cuáles serán las acciones que aplicarán ambos gobiernos para disuadir la migración irregular.

“No me voy a adelantar a lo expuesto en el comunicado. Pero yo diría que es un compromiso continuo para fortalecer la relación bilateral que tenemos en la región”, dijo el lunes la secretaria de prensa de Biden, Karine Jean-Pierre, en la habitual conferencia de prensa vespertina en la Casa Blanca.

Inmigración en la mente de los votantes

Joe Biden busca la reelección el próximo noviembre y es muy probable que se enfrente a su antecesor, el republicano Donald Trump. Legisladores de la bancada opositora han criticado la “débil” política migratoria del demócrata, al que culpan de la “crisis en la frontera sur” estadounidense, que registró un récord de arrestos a migrantes irregulares en diciembre pasado.

En coincidencia con el aumento del interés entre los votantes, el mandatario ha endurecido su posición en cuanto a la migración y ha declarado que considera suspender las concesiones de asilo en frontera si las cifras de llegadas superan un número que puedan manejar, algo que ha suscitado inmediato rechazo de algunos demócratas.

La administración también anunció que estudia la regularización y concesión de permisos de trabajo a inmigrantes indocumentados que estén casados con ciudadanos estadounidenses.

EEUU y México identifican a la migración como uno de sus temas bilaterales de más importancia.

En marzo pasado, las cifras de 137.480 detenciones por cruces irregulares significaron un descenso del 2,3 % en comparación con los registros del mes de febrero (140.638), caída inusual para esta temporada del año y que coincide con el aumento de la vigilancia en México.

Según cifras oficiales, México hizo 240.000 detenciones de migrantes en enero y febrero, el triple de los registros del mismo periodo de 2023, y envío a muchos hacia el sur del país para disuadirlos de viajar a EEUU.

México celebrará elecciones presidenciales el 2 de junio, pero al contrario de EEUU, la inmigración no es una de las principales preocupaciones de los votantes mexicanos, según las encuestas.

[Con información de Reuters]