INMIGRACIÓN

Refugiados venezolanos y haitianos afectados por inundaciones en Brasil

ACNUR, la Agencia de la ONU para los refugiados, informó que las inundaciones masivas que han devastado zonas del estado de Rio Grande do Sul, en el sur de Brasil, han afectado a unos 41.000 refugiados y otras personas que necesitan protección internacional, entre ellos muchos venezolanos y haitianos que viven en las zonas afectadas, a algunas de las cuales solo se puede llegar en barco.

En coordinación con las autoridades locales, ACNUR está distribuyendo artículos de primera necesidad, como mantas y colchones, y evaluando las necesidades de la población afectada. También está proporcionando apoyo técnico para facilitar la comunicación con las comunidades afectadas, de modo que las personas refugiadas y migrantes tengan acceso en su propio idioma a la información oficial sobre recomendaciones de protección y riesgos en los lugares donde viven.

En los próximos días, ACNUR adelantó que apoyará la emisión de documentación, en caso de pérdida o deterioro, para garantizar que los refugiados y solicitantes de asilo continúen accediendo a las prestaciones sociales y a los servicios públicos. «La agencia también fortalecerá los equipos locales de socios de la sociedad civil para brindar apoyo psicológico y responder a los casos más vulnerables, incluso entre las comunidades de acogida», indicó en un comunicado.

También dijo que están enviando a Brasil artículos de socorro adicionales, como refugios de emergencia, utensilios de cocina, mantas, lámparas solares y kits de higiene desde las reservas regionales de ACNUR y desde las reservas de la agencia en el norte de Brasil.

Según datos del gobierno, el estado de Rio Grande do Sul alberga a más de 21.000 venezolanos que han sido reubicados desde el estado de Roraima, en la frontera norte del país con Venezuela, desde abril de 2018.

ACNUR estima que se necesitan 3,21 millones de dólares para apoyar las necesidades más urgentes, incluida la asistencia financiera directa a las personas afectadas y el suministro de artículos de socorro esenciales. Más del 85 por ciento del territorio de Rio Grande do Sul se ha visto afectado por las inundaciones, y alrededor de 68.000 personas se han visto obligadas a vivir en refugios adaptados, mientras que más de 327.000 han abandonado sus hogares.