SALUD Y BIENESTAR

Las deslumbrantes auroras polares continuarán debido a más tormentas solares

La actividad geomagnética que está generando el Sol provoca intensas erupciones de plasma y energía que viajan al espacio y golpean a la Tierra, generando las auroras que cambian el color de los cielos nocturnos

Las espectaculares auroras polares que el mundo observó el fin de semana no serán un evento aislado e irrepetible. La intensa actividad de nuestra estrella, con las tormentas solares y las partículas energéticas que expulsa, seguirán generando auroras en el corto plazo.

Es que la Tierra está recibiendo una intensa carga de plasma y energía del Sol. De hecho, desde el viernes hasta el lunes inclusive, experimentó la tormenta geomagnética más poderosa en más de 20 años después de que una serie de partículas solares azotaran nuestro planeta.

El extraordinario evento provocó auroras vibrantes no solo en los polos, donde generalmente se observan, sino en latitudes más lejanas a los mismos, donde millones de personas pudieron disfrutar del cambio de colores en el cielo nocturno.

La prolongada perturbación del campo magnético de la Tierra, que duró desde el viernes 10 de mayo hasta las primeras horas del lunes (13 de mayo), comenzó cuando al menos cinco tormentas solares, conocidas como eyecciones de masa coronal (CME), chocaron contra el campo protector de nuestro planeta.

Estas CME fueron lanzadas al espacio la semana pasada por erupciones solares de una única y masiva mancha solar, llamada AR3664, que es más de 17 veces más ancha que la Tierra. La mayoría de estas llamaradas fueron de clase X, el tipo de explosión superficial más poderosa que el Sol es capaz de producir.

El bombardeo de la CME debilitó temporalmente el campo protector de la Tierra, lo que permitió que las partículas cargadas del Sol penetraran profundamente en la atmósfera y excitaran moléculas de distintos gases que la componen, como oxígeno y nitrógeno. Estos, a su vez, desencadenaron auroras vibrantes y multicolores en latitudes mucho más alejadas de lo normal de las regiones polares de la Tierra.

¿Dónde se observaron las auroras?

En el hemisferio norte, las auroras iluminaron los cielos hasta el sur de Florida, México y Puerto Rico, así como en partes de Europa. También se observaron espectáculos de luces similares en latitudes igualmente inusuales en el hemisferio sur, cubriendo por ejemplo la Patagonia argentina y chilena, y hasta gran parte de la costa bonaerense.

Para los científicos del clima espacial, las auroras, creadas por una furiosa tormenta solar originada el 8 de mayo último, fueron una evidencia dramática, esperada desde hace mucho tiempo, de que el Sol se está acercando al pico de su ciclo de actividad de 11 años.

¿Qué origina las tormentas solares?

Es que a partir de ese día, la región activa 3664 del Sol envió al menos siete explosiones de plasma magnetizado, o eyecciones de masa coronal, en dirección a la Tierra a velocidades de hasta 1.800 kilómetros por segundo, junto con ondas de partículas cargadas y otros desechos solares. A los pocos días, las eyecciones de masa coronal inundaron los detectores de clima espacial de la NASA.

“La experiencia fue hipnótica”, afirmó el físico solar Ryan French del Observatorio Solar Nacional en Boulder, primero al ver la avalancha de datos en la computadora y luego con corroborarlo mirando el cielo y observando las auroras.

Los operadores de satélites, administradores de redes eléctricas y otros que mantienen infraestructura tecnológica crucial todavía están evaluando los impactos de este evento histórico: la tormenta geomagnética más severa desde 2003. Pero la mayoría de los sistemas importantes parecen haber resistido la explosión.

“Esto es alentador, porque es probable que haya más tormentas: las tormentas geomagnéticas más poderosas de un ciclo solar pueden ocurrir después del máximo solar, que se espera para finales de este año”, agregó el experto.

“La causa inmediata es un grupo de manchas solares, conocida como región activa 3664, que apareció debajo del ecuador del Sol en el lado que actualmente mira hacia la Tierra. El cúmulo tiene aproximadamente 17 veces el ancho de la Tierra y es probablemente la región de manchas solares más grande y compleja observada durante el ciclo solar actual, que comenzó en 2019″, dice Shawn Dahl, pronosticador del clima espacial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. Centro de predicción del clima espacial en Boulder, Colorado.

¿Qué es el campo magnético de la Tierra?

El campo magnético de la Tierra protege a los humanos y otras formas de vida de los efectos de las tormentas solares al redirigir partículas dañinas alrededor del planeta. Pero cuando el material de las eyecciones de masa coronal choca contra el campo magnético, vierte energía en la atmósfera superior de la Tierra.

Allí los elementos químicos, como el oxígeno y el nitrógeno, se ionizan y brillan en varios colores, creando auroras. Las luces suelen verse cerca de los polos de la Tierra, pero el 10 de mayo, debido a la intensidad de la tormenta solar, se vieron auroras en latitudes notablemente bajas.

“Fue inolvidable. Las auroras eran tan activas que tuve que mirar hacia el sur, en lugar de hacia el norte, desde su punto de observación en Escocia para verlas”, comentó Steph Yardley, física espacial de la Universidad de Northumbria en Newcastle, Reino Unido.

Efectos de la tormenta solar en el espacio

La NASA dijo el 10 de mayo que no preveía ninguna amenaza para los cuatro astronautas estadounidenses y tres rusos a bordo de la Estación Espacial Internacional. Tres personas se encuentran a bordo de la estación espacial Tiangong de China, pero tampoco ha habido informes de que se hayan tomado medidas de precaución allí.

Algunos satélites dejaron de realizar observaciones científicas. Por ejemplo, el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA dejó temporalmente de recopilar datos astronómicos como medida de precaución antes de la tormenta y guardó sus instrumentos para protegerlos de las explosiones de radiación.

Y durante la tormenta, el satélite ICESat-2 de medición de hielo de la NASA automáticamente dejó de hacer ciencia cuando experimentó una rotación inesperada, probablemente debido a una mayor resistencia atmosférica, dijo una portavoz de la agencia.

Deberíamos tener una mejor idea en los próximos días si esta mancha solar tiene la intención de seguir golpeando al otro lado del Sol”, dice David Williams, científico de operaciones de instrumentos de la nave espacial. La sonda solar Parker de la NASA, que se encuentra en medio de una serie de inmersiones a través de la atmósfera exterior del Sol, se encuentra en la parte más externa de su órbita alrededor del Sol y podría proporcionar una perspectiva adicional, pero los datos podrían tardar algún tiempo para llegar a la Tierra.

“Los investigadores esperan que una eyección de masa coronal se estrelle contra Marte en los próximos días”, dijo Shannon Curry, científica planetaria de la Universidad de Colorado en Boulder. Esa colisión podría ser observada por la nave espacial MAVEN de la NASA, que se encuentra orbitando el planeta rojo.