MUNDO

El ejército israelí creó un comité para examinar el trato a los palestinos sospechosos de terrorismo detenidos en Gaza.

El grupo evaluará las condiciones de detención y su conformidad con el derecho internacional para presentar luego sus recomendaciones en un plazo de tres semanas. La Policía Militar israelí investiga la muerte de 35 personas que fallecieron bajo custodia

El Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), Herzi Halevi, nombró un “comité asesor” para examinar las condiciones de los prisioneros palestinos detenidos en la guerra de la Franja de Gaza, tras las denuncias de torturas malos tratos.

Después de los ataques terroristas del 7 de octubre de 2023, que se saldaron con más de 1.200 muertes y unos 220 rehenes en manos de milicianos de Hamas que invadieron Israel, las FDI lanzaron operaciones en la Franja para desmontar a la cúpula y a toda la estructura del grupo armado propalestino.

Los agentes terroristas y otros sospechosos son recluidos inicialmente en centros de detención de las bases Sde TeimanAnatot Ofer de las FDI, antes de ser entregados al Servicio de Prisiones de Israel (SPI).

Las FDI dijeron que, debido al “número sin precedentes de detenidos” y a la escasez de espacio en las cárceles del SPI, muchos prisioneros permanecen en instalaciones de las tropas durante “períodos más largos de lo previsto”, por lo que “se presentaron denuncias sobre las condiciones de detención en los centros penitenciarios”.

El grupo, encabezado por el ex abogado general militar, mayor general Ilan Schiff, evaluará las condiciones de detención y “su conformidad con la ley y las normas del derecho internacional”, y presentará sus recomendaciones a Halevi en un plazo de tres semanas, según las FDI.

La Policía Militar está investigando en los últimos meses la muerte de 35 detenidos gazatíes que fallecieron en centros de detención israelíes o mientras estaban detenidos por el ejército. La Policía Militar abrió investigaciones sobre todos los incidentes, pero no se ha detenido a ningún soldado en ninguno de los casos. Estos casos representan la mitad de las investigaciones abiertas por la Policía Militar en relación con delitos presuntamente cometidos durante la guerra.

Este martes el diario israelí Haaretz reveló que una investigación de la Policía Militar israelí descubrió que dos detenidos que fueron trasladados desde Gaza al centro de detención de Sde Teiman, en Israel, fueron golpeados y posteriormente murieron, según dijeron dos fuentes que hablaron con el medio.

Los dos detenidos, que fueron arrestados por soldados de las IDF en marzo en la zona de Khan Younis bajo sospecha de ser terroristas, estaban vivos y atados con una correa cuando los subieron a un camión. Los encontraron muertos cuando llegaron a Sde Teiman, un centro de detención temporal cerca de Be’er Sheva, gestionado por el ejército.

Las conclusiones de la investigación contradicen la afirmación de los soldados de que los dos podrían haber muerto como consecuencia del viaje extremadamente accidentado por terreno abrupto. Se sospecha que los soldados golpearon a los detenidos en múltiples partes del cuerpo, y las pruebas sugieren que uno de ellos sufrió lesiones en la cabeza.

El ejército determinará cómo proceder con la investigación una vez que se haya realizado la autopsia.

La División de Investigación Criminal de la Policía Militar está investigando el incidente, del que informó por primera vez la Radiotelevisión Pública de Kan el mes pasado. Varios soldados han sido interrogados bajo caución, pero no se ha detenido a nadie como sospechoso de causar la muerte de los dos hombres.

Las condiciones en que se mantiene a los detenidos en Sde Teiman, de las que informaron Haaretz y la prensa mundial, es una cuestión que se debatirá en el Tribunal Superior de Justicia de Israel la próxima semana.

A principios de este mes, un informe de la CNN detalló los presuntos abusos generalizados contra los detenidos, incluido el uso extremo de restricciones físicas, palizas, desatención de problemas médicos, castigos arbitrarios y más, citando a dos denunciantes israelíes y a un médico palestino que había estado recluido en el centro de Sde Teiman.

La semana pasada, el relator especial de la ONU sobre la tortura emitió una declaración en la que pedía a Israel que investigara las graves denuncias de tortura y malos tratos en las prisiones y centros de detención militares. Su postura se hizo pública a raíz de una investigación del Comité contra la Tortura en Israel y otras organizaciones de derechos humanos.