INMIGRACIÓN

Autoridades mexicanas brindaron atención a 104 mil 600 migrantes

Del uno de enero al 31 de mayo de 2024, el Instituto Nacional de Migración (INM) de México a través de los Grupos Beta de Protección a Migrantes brindó en los distintos puntos de operación del país asistencia a 104 mil 600 migrantes en condición de movilidad.

Las atenciones se llevaron a cabo en rescates en zonas de alto peligro, como desiertos, montañas y ríos, así como la prestación de primeros auxilios en carreteras, atención primaria a mujeres embarazadas, asistencia médica, entrega de agua y alimentos, así como seguimiento y apoyo a las caravanas de personas migrantes que transitan por el país. El INM también brindó orientación y asesorías sobre trámites migratorios.

Al menos 48 mil 873 atenciones de ayuda humanitaria, de la cuales, 377 personas migrantes fueron rescatadas en condiciones de alto riesgo; respecto a las acciones de orientación, asesorías en trámites migratorios, apoyo de traslado a hospitales y albergues, entre otros, fueron atendidas 55 mil 727 personas más.

A través de llamadas al número de emergencia 911 o durante recorridos de rutina, los 22 Grupos Beta que operan en nueve estados del norte y sur de México, han rescatado en los primeros cinco meses del año a 377 personas que se encontraban en alto riesgo de perder su vida en su intento por cruzar hacia Estados Unidos.

De ese total, el INM puso a salvo a 174 que se localizaron en las aguas del Río Bravo, de las cuales, 164 fueron rescatadas en Piedras Negras y siete en Ciudad Acuña, Coahuila, tres más en la zona de Matamoros, Tamaulipas.

De los desiertos de Baja California, Chihuahua y Coahuila, y de las aguas del Río Bravo en Ciudad Juárez, Chihuahua, y Matamoros, Tamaulipas, se pusieron a salvo a 203 migrantes.

En otros casos, elementos del Grupo Beta colaboraron con autoridades en la recuperación de 27 cuerpos; 22 en aguas del Río Bravo en Piedras Negras, Coahuila; tres en la zona de Matamoros, Tamaulipas, uno en Ciudad Juárez, Chihuahua y otro más en la región montañosa de Tecate, Baja California.

Las personas rescatadas provenían mayoritariamente de países como Guatemala, Honduras y El Salvador.