MUNDO

Biden anunciará decretos para proteger a cónyuges de ciudadanos y «dreamers»

El presidente Joe Biden está listo para utilizar nuevamente su autoridad ejecutiva para emitir una nueva normativa migratoria que beneficiará a cientos de miles de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, algunos de ellos residentes desde hace décadas.

El presidente Joe Biden planea anunciar este martes, durante los actos de conmemoración del 12 aniversario del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la infancia (DACA) una amplia acción ejecutiva que protegería a cónyuges indocumentados de ciudadanos estadounidenses de la deportación y les permitiría trabajar legalmente en el país si tienen al menos 10 años en EE.UU.

Sobre los beneficiarios de DACA, denominados «Dreamers» o «Soñadores», se planea agilizar el proceso para obtener permisos de trabajo a quienes «hayan obtenido un título en una institución estadounidense acreditada de educación superior en Estados Unidos, y que hayan recibido una oferta de empleo de un empleador estadounidense en un campo relacionado con su carrera», según reseñó Univision.

Fuentes cercanas al gobierno de Biden confirmaron a Univision Noticias que desde enero ha mantenido un diálogo estrecho con organizaciones pro-inmigrantes para entender las necesidades de la comunidad y responder de forma ejecutiva ante la falta de acción del Congreso en temas migratorios.

En una carta enviada a líderes proinmigrantes a finales de enero, Biden reconoció los desafíos de un sistema migratorio que calificó como obsoleto y complicado de reformar rápidamente.

Biden se prepara para anunciar el programa ‘parole in place’ luego de firmar, el 3 de junio, una orden ejecutiva que impone restricciones severas al asilo para extranjeros que llegan a la frontera sin una causa legal, incluyendo deportaciones aceleradas y prohibiciones de entrada de cinco años.

La orden ejecutiva que se espera la próxima semana beneficiaría a aproximadamente 1.1 millones de cónyuges indocumentados de ciudadanos estadounidenses con amparo de deportación y autorización de empleo.

Además, facilitaría a ciertos grupos ajustar su estatus migratorio o temporizar la aplicación de la Ley de Castigo (o Ley de los 10 años) para obtener la residencia permanente si tienen que salir del país para trámites consulares.

Se contempla también una protección similar para ciertos beneficiarios del DACA (‘dreamers’) y la agilización de sus permisos de viaje para facilitar el ajuste de su estatus migratorio y la calificación para la residencia.

Otro beneficio previsto sería la ampliación del TPS para Haití y Venezuela, buscando proteger a más indocumentados de esos países de la deportación.

Para acceder a estos beneficios, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) emitirá reglamentos y establecerá fechas de registro, además de exigir requisitos como carecer de antecedentes criminales y haber pagado impuestos, entre otros.