ECONOMÍA

Régimen de Maduro aplica «citas» para gasolina barata

En medio de las crecientes críticas y la frustración de los venezolanos por las interminables filas en las estaciones de servicio que venden gasolina subsidiada, el régimen de Nicolás Maduro ha anunciado un plan que promete revolucionar la forma en que se distribuye este recurso vital en el país.

El chavismo, quien ha generado una crisis energética sin precedentes, ha propuesto implementar una aplicación móvil que asignará citas para la compra de gasolina a precios subsidiados. Según las autoridades del régimen, esta medida busca eliminar las largas esperas que han caracterizado a las gasolineras en todo el país, donde los venezolanos aguardan durante horas para abastecerse de combustible a precios inferiores a los dos centavos de dólar por litro.

La propuesta ha generado tanto desconcierto como escepticismo entre la población y expertos en la materia. Para muchos venezolanos, como Jesús Ramírez, un taxista que pasa varias horas de su día en fila para llenar el tanque de su vehículo, la idea de tener que coordinar citas para obtener gasolina subvencionada plantea más preguntas que respuestas.

«Es una situación desesperante», comenta Ramírez, mientras espera pacientemente en una estación de servicio en Sarría, al norte de Caracas. «No entiendo cómo funcionará esta nueva aplicación y si realmente hará alguna diferencia en nuestras vidas diarias».

Las estaciones de servicio que ofrecen gasolina subsidiada representan aproximadamente el 60% del total en el país, dejando a muchos venezolanos con pocas opciones más que esperar largas horas o pagar precios significativamente más altos en las estaciones que venden a tarifas internacionales, que alcanzan hasta medio dólar por litro.

Las críticas no se han hecho esperar. Los analistas económicos señalan que la raíz del problema no radica en la gestión de las colas, sino en la necesidad urgente de incrementar la producción de combustible para satisfacer la demanda nacional. Sin embargo, hasta ahora, el gobierno no ha ofrecido soluciones claras sobre cómo aumentará la producción de gasolina en un país que solía ser uno de los mayores exportadores de petróleo del mundo.

Ante la incertidumbre y la angustia de millones de venezolanos que dependen del combustible subsidiado para movilizarse y trabajar, el éxito de la nueva iniciativa del régimen de Maduro aún está por verse. Mientras tanto, personas como Jesús Ramírez continuarán esperando en las filas, con la esperanza de que alguna solución concreta llegue pronto para aliviar esta crisis cotidiana.

Nota completa en vozdeamerica.com