LATINOAMÉRICA

Tras la condena contra el ex presidente de Honduras por narcotráfico, la Fiscalía de Estados Unidos pidió la cadena perpetua

Juan Orlando Hernández recibirá este miércoles la sentencia de un caso que, según el Ministerio Público, podría ser clave para enviar un mensaje a otros funcionarios gubernamentales corruptos

El Gobierno de Estados Unidos, por medio de la Fiscalía, pidió este martes que se le dicte la pena de cadena perpetua al ex presidente de HondurasJuan Orlando Hernández, quien fue hallado culpable de tres cargos de narcotráfico y armas en marzo.

Este miércoles, el juez Kevin Castel, que lleva el caso desde la corte federal del Distrito Sur de Nueva York, anunciará la sentencia contra el ex mandatario. Es por ello que la parte acusatoria entregó al magistrado un documento en el que pidió la aplicación máxima de la ley, en un intento por disuadir a otros criminales.

“Es particularmente importante en este caso” para enviar un mensaje a otros funcionarios gubernamentales corruptos y ligados al narcotráfico en todo el mundo, indicó el Ministerio Público en su escrito.

Previo a esto, el pasado sábado, la defensa del ex Presidente había hecho lo propio al enviar al juzgado un documento de 159 páginas en el que instaba a que se desestimara la cadena perpetua.

El abogado Renato Stabile explicó que “Hernández tiene 55 años, por lo que una sentencia de 40 años equivale a una vida y satisfará los objetivos de sentencia establecidos” en la guía de imposición de condenas. A la par, incluyó una carta del propio acusado en el que reitera su inocencia y hace alusión a “errores, fallos e injusticias” que se cometieron durante el proceso.

“La investigación y el juicio en mi contra está repleto de errores, de injusticias que se han convertido en un linchamiento a través del sistema de Justicia de este país”, expuso.

Por ejemplo, menciona que las declaraciones de varios narcotraficantes -utilizadas en su contra- fueron en realidad una forma de represalia éstos por la persecución que sufrieron en Honduras y su aval a la extradición hacia Estados Unidos, así como una manera de acceder a una reducción de sus propias penas.

También sostuvo que ni la Fiscalía ni la DEA consideraron que durante su mandato, entre 2014 y 2022, Honduras dejó de ser una de las principales rutas por las que llegaba la droga hasta Estados Unidos, a pesar de que se comprobó que en este período integró una “conspiración corrupta y violenta” que facilitó la importación de cientos de miles de kilogramos de cocaína en el país.

“Juez Castel, la verdad es que cuando fui Presidente del Congreso Nacional y luego Presidente de la República, en Honduras se tomaron extraordinarias e históricas decisiones para reducir y parar el tráfico de drogas, así como la aprobación de la extradición, depuración de la Policía y la ley de protección del espacio aéreo, entre otras acciones, que resultaron en la reducción de la violencia y la criminalidad”, continuó en su carta.

La Fiscalía respondió a este pedido ante el tribunal y señaló que todos los argumentos presentados ya habían sido “totalmente desmentidos” durante el juicio, que duró cerca de dos semanas.

“El Tribunal debería rechazar sumariamente estos argumentos infundados, que no demuestran más que una ruptura con la realidad y una incapacidad para aceptar responsabilidad por su conducta”, mencionaron a la par que recordaron que muchos de los cómplices de Hernández ya han sido condenados en el país por sus maniobras.

“El acusado desempeñó un papel -tal vez- vital, al marcar la pauta desde la cúspide, permitiendo que floreciera el tráfico de drogas y la violencia, así como la corrupción sin control (…) Por lo tanto, y por las razones antes expuestas, el Tribunal debe rechazar los argumentos del acusado proclamando su inocencia, y condenarlo a cadena perpetua”, concluyó el Ministerio Público en su solicitud.

(Con información de EFE)