MUNDO

Líder de ultraderecha francesa lamentó la derrota de su partido

La líder de ultraderecha francesa, Marine Le Pen, lamentó la derrota de su partido en las elecciones legislativas de este domingo, pero recordó que han duplicado sus apoyos, por lo que consideró que esto «pone los cimientos de la victoria futura».

«Esto es una victoria en diferido», aseguró Le Pen, que no pidió la dimisión del presidente, Emmanuel Macron, pese a lo que consideró un «fracaso» del jefe del Estado, así lo dio a conocer un reporte de la agencia EFE.

Le Pen resaltó el avance de su partido «pese a tener a todos en contra, incluida a la prensa, que ha tomado partido en esta campaña».

Excluyendo las coaliciones, afirmó que su partido, la Agrupación Nacional (RN), es «el primero de Francia» y manifestó que en «decenas de circunscripciones» se quedaron a uno o dos puntos de la victoria,lo que le permitió augurar que el triunfo de la extrema derecha «llegará» en futuras legislativas.

«La marea sube, no lo suficiente esta vez, pero sigue subiendo. Es una victoria en diferido», aseveró.

Le Pen admitió que la decisión de Macron de retirarse de numerosas circunscripciones para prevenir la elección de los candidatos ultraderechistas «ha funcionado más allá de sus esperanzas», pero han desembocado «en una situación insostenible» con «la extrema izquierda a as puertas del poder».

«Sin todos esos abandonos, el RN habría llegado ampliamente en cabeza», dijo.

«¿Qué va a hacer ahora? ¿Nombrar a Mélenchon primer ministro?», se preguntó Le Pen.