ENTRETENIMIENTO

Katy Perry regresará a la música con un polémico videoclip para “Woman’s World”, el primer tema de su nuevo álbum

143 será el nombre del compilado que traerá de vuelta a la estrella, después de una pausa de cuatro años

La estrella del pop, Katy Perry busca reconquistar a la industria musical con el lanzamiento de su esperado sencillo “Woman’s World”, que llegará acompañado de un videoclip el próximo 11 de julio de 2024.

Después de un período de bajo perfil, la cantante está apostando por un sonido que evoca los grandes éxitos que lanzó a finales de los años 2000, cuando alcanzó la cima gracias a canciones como “I Kissed A Girl”, “Hot n Cold” y “Teenage Dream”.

El tema forma parte de su séptimo álbum 143, programado para ser lanzado el 20 de septiembre de 2024. El disco descrito como su “trabajo más personal”, con mensajes centrados en el empoderamiento femenino, el amor, la individualidad y la fuerza.

Según una fuente de NME, Perry: “ha estado trabajando [el disco] en sus propios términos y es bastante diferente a todo lo que ha publicado antes. Después de pasar tanto tiempo en la costa oeste de los EEUU, se siente lista para hacer un tour nuevamente. La esperanza es que pueda publicarse hacia finales de 2024, pero aún se está resolviendo”.

Katy Perry sorprendió con su atuendo para el Paris Fashion Week 2024

0 seconds of 34 secondsVolume 90%En el evento, la cantante promocionó su próxima canción “Woman’s World”.

En junio, la artista publicó un breve fragmento de lo que sería el primer sencillo, además imprimió fragmentos de la letra en la cola de un extravagante vestido rojo que usó durante la Semana de la Moda de París. Sin embargo, el público describió la canción como “anticuada” y “cliché”, llegando a acusarla de haberla escrito con ayuda de inteligencia artificial.

¿Nostalgia o desesperación?

Sin embargo, la cantautora no se ha dejado intimidar, en un intento por incrementar las expectativas, publicó un nuevo teaser que evidenció la estética y ritmo de “Woman’s World”. En el video, Perry y un equipo de bailarines realizan una coreografía sensual en un sitio de construcción, utilizando taladros, martillos y lo que parecen ser vibradores.

“Está dando la era Teenage Dream de Katy Perry de 2012, oh, estamos de vuelta”, escribió un seguidor emocionado a través de la plataforma X (ex Twitter). “Es la música de la vieja escuela de Katy Perry y me encanta!”, agregó otro fan.

No obstante, también se leyeron diversas críticas, en especial, aquellas que la acusaban de “sexualizarse” para lograr ser comercial, contradiciendo su mensaje principal. “Solo se está sexualizando a sí misma en nombre del feminismo, no hay nada de empoderamiento en esto”, se lee en una publicación.

Otros usuarios acusaron a la artista de hacer un uso deliberado de la nostalgia para lograr revivir su carrera. “A veces, un artista encapsula tan profundamente un momento en el tiempo (para Katy Perry, se trata de la década de 2010) que todos los intentos de revivir su carrera después de ese momento parecen anacrónicos y fuera de sintonía con la modernidad”, se lee en un tuit con miles de interacciones.

“Es demasiado vieja para seguir haciendo lo mismo, sin tapujos. Persigue sus días de gloria en lugar de afrontar algo nuevo y fresco”, agregó un quinto internauta.

Pese a las dudas, la intérprete parece tener plena confianza en su nueva propuesta musical. El pasado febrero, anunció su salida como jueza de American Idol, luego de permanecer en el programa durante seis años. Según reveló en una entrevista con Jimmy Kimmel Live!, el motivo principal fue para centrarse en la música una vez más, tras el bajo rendimiento de sus dos álbumes previos, Smile Witness.

Perry también volvió a trabajar en equipo con Dr. Luke, un productor y compositor que ayudó a crear ocho de los sencillos que llegaron al puesto número uno del Billboard Hot 100. Su colaboración había llegado a su fin en 2013, momento en el que su músico empezó a perder relevancia.

Tras conocer la noticia, algunos fanáticos criticaron a Perry por volver a trabajar con Dr. Luke después de que Kesha presentara una demanda en su contra, acusándolo de abuso sexual, físico y emocional. El músico negó las acusaciones y ambos llegaron a un acuerdo no revelado en junio de 2023.