¡Estamos Recalientes!

Son las 7 de la mañana de un domingo y estoy tecleando frente a la computadora ya con las últimas fuerzas que le quedan a mi cuerpo, y es que estos días no han sido nada fáciles porque desde el jueves pasado, Argentina se convirtió en el punto más caliente del mundo. Y aunque por todos los medios de comunicación, las redes sociales y los canales de YouTube vaticinaban que serían días difíciles, no teníamos idea de los efectos que traerían las altas temperaturas.

Leer más

La venganza de Gibran

Sobre todo en materia de literatura, detesto los lugares comunes, los autores manidos, las obras recurrentes. La habituación, ese proceso mediante el cual “ante un estímulo repetido, la respuesta es cada vez menos intensa”, trasciende lo fisiológico y amenaza con privar al arte de su capacidad de emocionarnos. Lo que nos estremece la primera vez, progresivamente se vuelve algo anodino y deja de conmovernos. En algunos casos, aun cuando podamos reconocer objetivamente su calidad, puede inspirarnos hasta rechazo, porque entramos en una especie de estado de saturación.

Leer más

Mi esposa cambió de sexo

Mi esposa ya no es mi esposa. Es mi esposo… o espose. Así es. Ella o él o elle simplemente llegó un buen día a casa dándome la noticia. Yo imaginaba que la emigración nos traería cambios radicales, pero jamás éste. Como es de suponer, mi alarma no fue normal. Sin embargo, Eris (o Eros o Eres) me relajó. Me dijo que estaba en perfecto estado de salud. Que no dolió, fue ambulatoria, cicatrizó bien y que la recuperación sería superrápida.

Leer más