El orgullo de ser músico

Impecable en su atuendo y en sus modos, con cortesía propia de gentleman, Alejandro Milohnoja irradia precisión con su modo de ser. No es que sea rígido. Al revés: su cálida sonrisa y su sensibilidad cuando se sienta al piano denotan gran emotividad. Pero es obvia su pasión por el trabajo prolijo, su búsqueda de la excelencia, su metódica forma de proceder.

Leer más