MATAR AL MENSAJERO

Los artistas, en general, nos trasmiten el mundo a través de sí mismos. Cuando se escucha la “Primavera” en las Cuatro Estaciones de “il pretto rosso” Antonio Vivaldi; cuando se contempla “La Creación de Adán” de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina; cuando se escucha el aria final de Turandot, el “Nessum Dorma” interpretado por el inmortal Luciano Pavarotti; o cuando se lee “Doña Barbara” del maestro Don Rómulo Gallegos, todos y cada uno de ellos desde el dominio de su arte, nos trasmiten una visión del mundo, de su entorno, de su historia, y nos sirven de vehículo poderoso para conocer lo bello, lo bueno, lo noble, que es en definitiva la misión del arte.

Leer más